PostHeaderIcon Autosabotaje en seducción

Basándome en mi propia experiencia y en la de -ya unos cuantos- alumnos que he tenido en seminarios quiero analizar un fenómeno que existe en muchos chicos que, teniendo cualidades y oportunidades no suelen culminar sus seducciones.

A veces una persona inexperta o incluso casi virgen en cuestión de mujeres un día tiene suerte y todo sale a pedir de boca: casi sin proponérselo conoce a un grupo de gente, con una chica especial en el que no solo es guapa si no !que parece gustarle su compañía!

El éxito está al alcance de la mano: ella quiere, tu quieres, el grupo de ella no solo no te pone trabas si no que parece ayudarte, tus amigos en un descuido te dicen “tío, !ya la tienes!”.

Pero….al final no ocurre nada porque cuando llega el momento de la verdad te desinflas y lo dejas pasar.

No solo se da en gente inexperta, incluso chicos preparados que conocen la teoría de la seducción, tienen un buen repertorio, conocen las técnicas y las fases suelen quedarse anclados casi siempre en un punto del cual parece imposible seguir adelante ¿por que? Hoy queremos analizar esto con detalle…

El autosabotaje empieza con el miedo al sexo

Muchas chicas creen que los hombres somos penes andantes siempre dispuestos al sexo, y es posible que corporalmente nuestro cuerpo sienta excitación más fácil y rápidamente que ellas, pero no siempre la mente está por la labor.

Sobre todo cuando nunca has tenido relaciones sexuales el hacer el amor es como algo inalcanzable, una especie de misión sagrada de la máxima importancia….que no lo es tanto.

En todo hombre -incluso ya en la adolescencia- existe un miedo al fracaso sexual, a no estar a la altura, a no saber, a no dejar satisfecha a la mujer, y esa creencia puede acompañarnos incluso tiempo después de haber perdido la virginidad.

Lo paradójico es que el miedo al sexo empieza antes del primer beso, deseamos besar a una chica que nos gusta pero tenemos ese miedo a hacerlo mal. Y de hecho !es muy posible que la primera vez no salga bien!.

Con el tiempo uno adquiere experiencia, tiene múltiples novias, ligues, y consigues además tener tu propia técnica, tus pequeños trucos y un estilo propio de besar y tener sexo -también tus manías, claro-. Pero el miedo a no estar a la altura, de alguna forma sigue escondido en algún lugar de la mente para aparecer cuando menos lo necesitas…!que es en medio de una seducción!.

Autosabotaje en acción

Sería largo de explicar y merecería un libro por si mismo todas las posibles situaciones que dan pie al autosabotaje en seducción, pero apuesto a que a muchos de vosotros os ha pasado lo siguiente: Habláis con una chica que os gusta y sabes que en el aire está dar un paso importante -beso o pedir un cita-, y de golpe y sin saber como metes la pata de mala manera:

-Empiezas a hablar de tu ex, de lo mala que era y cómo te dolió que te dejara.

-Tu seguridad en ti mismo te va al retrete y empiezas a dudar de todo, preguntándote de repente “a lo mejor no le gusto, tal vez solo me está hablando porque le caigo bien y si voy más adelante la fastidio ¿por qué si no una chica tan guapa estaría hablando conmigo?”.

-Empiezas a hablar mal de ti mismo contando algo ridículo que te hace quedar mal

-Te sientes incómodo y llamas a otra persona para que participe en la conversación.

-Ella te da algún pié para moveros a otro sitio o tener una cita y tu te haces el duro en vez de quedar de una vez “bueno, dame tu email y ya hablaremos” “ahora estoy algo liado, pero te doy mi teléfono”.

-Empiezas a pasar de “modo montaña rusa emocional” a “modo plasta” hablando de alguna chorrada en vez de tocarla “¿Viste el final de Perdidos? A mi no me gustó nada

-Estás a 2 metros de ella a pesar de que ambos estáis solos.

Podrías pensar “vale, me ha pasado todo esto, pero conociendo la teoría de la seducción todos estos fallos se pueden evitar” Pues….si y no.

En parte si se pueden evitar solo con teoría -al menos en un 30%- pero el otro 70% es cuestión de confianza, experiencia y tener un buen interno, un sólido equilibrio emocional.

He visto docenas de casos de hombres que dominan la teoría y con quienes puedo tener debates de igual a igual sobre seducción que a la hora de la verdad empiezan a hacer cosas extrañas y poner excusas raras cuando ya estaban a punto:

-Hoy no estaba en mi mejor momento

-Me ha puesto a prueba, me ha sacado de mi “marco”

-Quería probar una cosa que he leído, pero no ha salido

-Creo que me ha dado bola para poner celoso al tipo ese con el que ha hablado antes…!que zorra!

Por favor, no subestimemos el autosabotaje: tu puedes pensar en tener sexo con una chica, puedes fantasear con ello en privado con tu imaginación y no parecerte nada del otro jueves, pero !ay amigo! Otra cosa es tener el éxito al alcance de la mano y que te golpe todas tus inseguridades masculinas, años y años de dudas y miedos sobre el sexo.

Quiero sobre todo dejar claro sobre todo que el autosabotaje no es cosa exclusiva de tímidos o vírgenes, de hecho es más común en tipos con gracia y cierta facilidad para relacionarse que de alguna manera tienen miedo al éxito por creer no merecerlo y evitar así un futuro chasco.

Tu mereces tener éxito

Parece que hay chicos que, en el fondo, creen que no merecen tener éxito, que “un tipo como ellos no merece a una chica más guapa” por su forma de ser, su físico, su estatus social y económico, fracasos pasados que acaban siendo profecías auto cumplidas…

Otros simplemente se hacen un mundo con el tema del sexo y creen que hace falta un Master en sexología para pasarlo bien con una chica porque -y esto a veces es un mito- ellas tienen más experiencia.

Esa creencia del no-merecimiento empeora con los años, dado que los complejos no desaparecen con los años si no que solo aumentan.

Para mi eso es lo bonito y profundo del arte de la seducción: además de tener más conquistas y mejorar tu vida social al 100% es una forma de autoconomiento porque solo a través del trato con los demás -hombres y mujeres- podemos llegarnos a comprender mejor a nosotros mismos, lo que nos lleva forzosamente a superar este tipo de limites auto impuestos.

Solo dos consejos: trabaja en tu juego interno y tus creencias y prueba la teoría, ponte objetivos y márcate unos mínimos realistas que puedas ir cumpliendo.

Y recordarte que si sufres de autosabotaje te recomiendo la audio hipnosis “Yo Merezco” especialmente diseñada para tratar este síndrome y llegar hasta el final en tus seducciones, porque ¿que es más frustrante que tenerlo todo hecho y tirarlo por la borda por miedos absurdos o inexperiencia?. Para más información pulsa aquí

Por cierto ¿os sentís identificados con el autosabotaje? ¿alguna vez os ha pasado tenerlo todo a favor y meter la pata por miedo a conseguirlo? ¿que pasó?

POSTS RELACIONADOS:

1. Juego Interno: 7 Obstáculos a tu éxito en seducción

2. No todas las chicas son seducibles

3. El Síndrome del mejor amigo

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS SOBRE EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN YA!

14 comentarios para “Autosabotaje en seducción”

  • fabian dice:

    hola, pues si es lo que me sucede generalemente es como el famoso “demasiado bueno para ser verdad” y entro a dudar de todo o me pasa algo peor que es que identifico la accion o el paso a seguir con la chica que debo tomar, pero es como que mi cuerpo no se mueve, como que si me gritara a mi mismo “movetee daleeee” y entonces pasa el momento y luego veo a la chica besandose con otro (estoy hablando de discotecas) y se me van todas las ganas de intentar algo quedo totalmente bloqueado, es una sensacion horrible que tu mente sepa lo que hay que hacer pero tu cuerpo no responde. Saludos a todos desde uruguay :)

  • Chema dice:

    Me acabas de describir al 100% No se si era por miedo al sexo pero me he hartado durante años de llega al momento “cumbre” y empezar esa vocecita en mi cabeza a decir “¿de verdad le gusto o lo estoy imaginando yo?”. A mi me ha ayudado mucho un amigo que me avisaba cuando creía que le gustaba a una chica. Dicen, y yo así lo creo, que desde fuera las cosas se ven mucho mejor. Pues él, cuando lo ve, me hace un gesto que tenemos acordado. Poco a poco, he ido mejorando y ya no necesito que me avise siempre, pero me sigue siendo muy útil ;)

  • fabian dice:

    Es muy bueno ese dato me falta conseguir el amigo que me avise jajaj xD. En realidad por lo que eh leido viene por el lado (en mi caso) de un caso de procastinacion bastante fuerte ya eh acordate una cita con la psicologa espero me pueda ayudar xD.

  • sinan dice:

    Algo parecido me pasó a lo que se comenta en el artículo con la única chica de la que he estaddo enamorado. Era una excompañera de trabajo que curiosamente a todo el mundo decía que tenía novio menos a mi, haciendome ver sin decirlo claramente que vivía sola (cosa que luego vi que era cierto).Me llama para quedar un viernes noche (ya no trabajábamos juntos)y si bien a mi me parecía haber visto interés en mi cuando trabajámos juntos tampoco estaba seguro porque también podría ser cariño por un compañero o por un amigo). Además ella sabía por mi que yo no podía ser solo amigo de una chica llamándome “machista” por lo que me sorprendió que quisiera quedar “a solas con un machista como yo”.
    Estuvimos hablando toda la noche entre cerveza y cerveza de trabajos, la vida aunque ella siempre me decía “cuando tengas mujer e hijos”, “pobre de tu mujer” y cosas así sabiendo que yo estaba soltero y sin compromiso. Me hablaba, ante mi sorpresa porque como compañeros de trabajo no mencionaba el tema, de que si tal o cual compañero le habían tirado los tejos, que si yo me tenía que haber enrollado con tal o cual chicas interesadas en mi y cosas así. Estuvimos hasta las 7 de la mañana y ninguno dijo nada de quedar para otro día. Unos días después ante un sms mio en el que ella creyó ver que yo me reía de ella y de otra compañera (casada con la que si había tenido un rollete y era su amiga) me pidió que quedáramos para pedirme explicaciones y lo primero que me dijo fue que “yo contigo no quería nada, vale?” intentando sonsacarme por qué la otra me había comentado esas cosas que no eran verdad según ella (la otra me dijo que esta me ponía verde a mis espaldas). Estuvimos también hasta las tantas de la madrugada y al final no pude mas y le dije que me gustaba. No reaccionó como yo pensaba: no quiero nada, lo siento … no, dijo que ella no sabía que ella pudiera gustarme a mi, que pensaba que ella no era mi tipo de chica, que no la conocía etc ante lo cual y dado mi altísimo sentido del ridículo me eché para atrás y le dije que no me estaba declarando sino explicando porque la otra me dijo lo que me dijo sobre ella: se había enamorado de mi y yo le dije que era ella la que me gustaba. Al final horas después cuando nos despedimos ella insinuó que no sabía con quien iba a acabar y yo mas chulo que un ocho le dije que se buscara un novio rico y ella dijo que eso haría. Nos despedimos con un abrazo que ella me dió y que me dolió mas que todo lo que pasó (o no pasó) esa noche ya que lo tomé como un abrazo “de pena” y ahí acabó todo.
    No se si hice bien o debí haber llegado hasta el final, aunque las dudas años después todavía rondan por mi cabeza.
    Muchas chicas aparte de las que nos ven como penes andantes creen que podemos ser “amigos” sin mas. Gracias por aguantar el ladrillaco.

  • Juan dice:

    Hola

    Llevaba tiempo sin pasarme por aquí. Y me he sentido terriblemente identificado con la entrada. He llegado a ser tan estúpido, con perdón, de haberme negado a intentar acercame a chicas que me miraban y me sonreían, o sea, de haber saboteado el proceso, a sabiendas de conocer lo que dice la teoría en estos casos: ¡acércate y actúa! Y lo hacía con las excusas más peregrinas: está con otra amiga, está esperando a su novio, si me acerco directamente quedaré en ridículo, no me está mirando a mí realmente, etc…

    El único problema es que con tal historial de fracasos y sabotajes, a pesar de que ya no soy un crío, mi experiencia con las mujeres es prácticamente nula, y creo que eso es lo que me da pánico y me bloquea… precisamente, me da más miedo el éxito que el fracaso, porque si de verdad me hace caso… Os puedo asegurar que cualquier niña de 18 años sabe de sexo mucho más que yo.

    Y ahora se agrava la cosa porque parece que tengo alguna posibilidad de llegar lejos con una chica que conocí de la forma más tonta imaginable, y resulta que, bueno… es muy guapa y, sobre todo, sabe seducir y… estoy aterrorizado cuando lo que tendría que estar es feliz. He llegado a pensar cosas bastante desagradables de ella (básicamente, que me la quiere jugar) y, aunque nunca voy a bajar la guardia, creo que todas esas cosas que he pensado de ella no son más que miedo, excusas del estilo de “espera a su novio” o similares, y que no hay más que lo que parece. Y lo que parece es que le atraigo y juega a seducirme y, para colmo, sabe hacerlo muy bien (le he reconocido un par de técnicas ;) ).

    Al menos, esta vez no tengo intención de sabotear nada y sí de tragarme mis temores. Y si llegara a pasar algo estoy por ser sincero y decirle que no tengo ni idea de esto, que me enseñe. Lo que me da algo más de confianza es pensar que mejor que sepa lo torpe que soy a que me pille intentando aparentar algo que no soy. No veo otra forma de superar el miedo al éxito.

    Un saludo.

    Juan.

  • fabian dice:

    Pues gracias a ti sinan por tu historia y si como dije es horrible saber cual es el paso a tomar y no tener los huevos para hacerlo, porque despues de uqe paso ese momento escribo un libro igual con todas las posibilidad que se podrian haber dado, pero no sirve de nada si en el momento de actuar no actuamos. Debe haber por ahi alguna tecnica de relajacion o PNL me niego a conformarme con quedarme asi y que quede en “….y bueno es que soy asi”, en realidad hasta me molesta pensar eso y cuando escucho decir lo mismo a los demas Saludos.

  • DaniG dice:

    M I E R D A

    ¡Soy yo!
    Me has descrito a la perfección… y ahora que sé lo que me pasa, podré dominar mi autosabotaje.

    GRACIAS de todo corazón :)

  • Amilcar dice:

    A mi recientemente me ha dado una “pajara”; hay dos chicas en mi clase, que se sin miedo a equivocarme que les gusto. Una es muy sutil, suele halagar mis conocimientos, mi sonrisa, mi forma de reir, me pregunta cosas sobre mi, la pillo mirandome…y la otra es muy directa; empezo solo halagando mi estatura para ir en una escalada desde soltar en medio de clase que le parezco un tio muy guapo hasta “auscultarme” de arriba a abajo y hacer comentarios laudatorios al respecto (tambien delante de toda la clase).

    Y direis ¿cual es el problema? En mi fuero interno se que la primera me gusta para algo mas serio (la chica me encanta) y la segunda para algo fisico y punto. Sin embargo, con las dos me he bloqueado; en mi fuero interno tengo la certeza de que si voy a lo facil (la segunda) perdere cualquier posibilidad con la primera, lo cual yo mismo objetivamente se que no es asi (y mas si me lo monto un poco bien) pero cuando sofismas asi se crean…malo. Ademas, con la segunda tengo la sensacion de que proponerle el simple hecho de quedar es “soez” ya que se lo unico por lo que quiero quedar con ella.

    El caso es que los dias en los siento que he perdido terreno me vengo arriba y las vuelvo a tener en un puño. Es cuando lo veo super facil cuando me bloqueo. Y creo no haber tenido ocasiones mas claras, solo falta un sendero luminoso con indicaciones.

    No es la primera vez que me pasa. Cuando se que le gusto a alguna mucho sin haberme esforzado “lo dejo correr”. Es cuando creo que yo no le gusto mucho cuando actuo como deberia actuar siempre.

    Estoy viendo que me quedo como el gato en las dos bodas…jajajaja.

    Un saludo.

  • ¿Esto qué es? dice:

    ¿Chicos “preparados” que conocen la “teoría” de la seducción? Ja, ja.

    No hay una teoría de la seducción. O, mejor dicho, todo el mundo puede formularla: se trata simplemente de ser simpático y arreglarse un poco. O de ser simpático y vestir como se viste uno de ordinario, porque también se puede ligar en la universidad y en el trabajo. De hecho, se liga más en esos ámbitos, en los que la gente se conoce mejor. Los ligues causales en una discoteca son en la mayoría de los casos mentira.

    Pero la simpatía no garantiza nada, por cierto; la única garantía es que, si eres antipático, no van a querer saber de ti, y no sólo las chicas. Y no garantiza nada porque, vaya, cada chica es diferente: si eres simpático con una a quien no atraigas, nada puedes hacer. No hay método para hacer que alguien que no está interesado en ti se interese. Por eso, afirmar que hay chicos “inexpertos” es engañar al personal; cada chica es diferente, así que no hay experiencia que valga para todas, por mucho que se insista. Uno puede ser experto en arreglar motores de coches, porque todos los motores son iguales; en cambio, el contexto cultural, los gustos y la personalidad son condiciones que diferencian a unas personas de otras, así que el cuento del ligón experto es un camelo de los buenos.

    Los ligones suelen ser guapos, porque cualquier chica se siente atraída por un chico guapo, aunque, después, si los gustos o las personalidades no encajan, entonces no habrá relación en el largo plazo. O suelen ser muy simpáticos, con mucho gracejo, cualidad tan escasa como la belleza. Es decir, el ligón no lo es por tener un método, sino por sus especiales características. Si no eres guapo, tendrás que currártelo más. Si no eres extremadamente simpático, lo mismo. Pero, insisto, NO HAY MÉTODOS. Que no os engañen.

    En cuanto al célebre “autosabotaje”: el problema de muchos hombres es que ven indicios de que una chica se ha interesado en detalles que no significan nada. Que una chica sonría mucho no significa nada. Tampoco significa nada que te toque mucho o que bromee mucho o que te toque el pelo. En España mucha gente se comporta así, no sólo las chicas; y este comportamiento NO TIENE, AL MENOS EN PRINCIPIO, NINGUNA RELACIÓN CON EL INTERÉS AMOROSO. A veces puede que sí, claro; pero son más las veces en que no significa nada. En otros países puede que siempre signifiquen algo, porque allí el comportamiento de la gente es diferente. Entonces, ocurre que los chicos que leen demasiado estos artículos sobre el autosabotaje se piensan que tienen posibilidades… pero luego se dan el batacazo. Algunas veces aciertan, claro está.

    Desde luego, si te gusta la chica tienes que intentarlo. Pero intentarlo siempre que crees ver esos confusos indicios no me parece buen consejo, a no ser que tengas una gran seguridad en ti mismo.

  • ¿Esto qué es? dice:

    Amilcar:

    Pues deberías tener algo de miedo a equivocarte… Te lo digo por experiencia

    ¿Estás seguro de que la primera te mira, o es producto de tu imaginación? ¿No será que mira a otra persona o a la ventana? ¿No será que tú deseas que te mire y, por eso, te imaginas que te mira? Los seres humanos nos creemos que los demás nos miran, aunque, en realidad, no nos suelen mirar tanto como creemos. Que halague tus conocimientos y tu sonrisa no significa nada, hombre; simple amistad probablemente. Anda que si todas las mujeres que me han halagado por algo hubiesen querido tener una relación conmigo yo sería como Nacho Vidal pero en versión no porno. XDDDDD Si un hombre o una persona mayor te halagan, ¿también crees que les gustas? Quieres creer que a esa chica le gustas porque te halaga. XDDDDD

    De la segunda digo lo mismo. De mi también han dicho en alguna ocasión que soy guapo, no delante de toda la clase, por supuesto, pero si delante de varias personas; y luego, cuando me lancé… Hostiazo… XDDDD Me dijo que la había malinterpretado…

    Estas situaciones en que nos creemos que gustamos pero al final no gustamos son bastante más comunes de lo que creemos o de lo que estamos dispuestos a reconocer. Pero es sorprendente la extraordinaria seguridad que tiene la gente; no tenemos abuela… Creemos que gustamos más de lo que en realidad gustamos. XDDDD

    De todas formas, puede que estén en lo cierto. Pero si ellas no dan un paso más firme, tendrás que darlo tú, y no te veo muy por la labor.

    En vez de buscar indicios de que les gustas, busca contraejemplos; es decir, busca ejemplos que refuten la hipótesis de que les gustas. Piensa si quieren estar todo el rato contigo o si se despiden de los demás para estar contigo. Si no es así, puede que estés equivocado. También puede ser que sean tímidas, pero, por lo que dices, no lo parecen.

    Saludos.

  • Amilcar dice:

    @¿Esto Qué Es?

    Lo cierto es que acabé saliendo con la que más me gustaba. Con la otra al final no hice nada porque como dije, me gustaba para algo físico sin más, algo que no es suficiente para mí, aunque he de reconocer que posiblemente estuviera patinando, ya que a día de hoy, considero que cuando le gustas realmente a una chica lo último que hace es ser obvia contigo, al menos las que a mí me gustan, que suelen ser tirando a tímidas.

    Tienes mucha razón en lo que dices, muchas veces nos montamos películas del tipo “esa se me ha quedado mirando”, que, aunque sea verdad, no significa absolutamente nada.

    Un saludo.

  • ¿Esto qué es? dice:

    Amilcar:

    Entonces la cosa salió bien. Enhorabuena.

    Desde luego, para mí siempre ha sido una tarea imposible el salir con una tímida, así que sólo puedo expresar sorpresa: :OOOOOOOOO Yo nunca he sabido qué narices pensaba una chica tímida; siempre me creía que no les interesaba, y por eso desistía. También desistía porque me parece una grosería insistir, aunque muchos de estos “coaches” hablan de “insistencia alfa”… Me meo. Si a los veinte años yo hubiese ido con el rollo de la “insistencia alfa” a una chica de mi facultad, en la que casi todas eran feministas, se habrían descojonado de mí. Y no eran de las feministas que aborrecen el amor romántico; a éstas les iba la marcha, pero no eran como esas chicas conservadoras que buscan un hombre tradicional.

    La confusión también puede darse en el caso de una chica que no sea tímida, desde luego.

    Tú tienes pinta de ser tímido, y por eso te gustan las tímidas. Siempre hay posibilidad de que uno se equivoque al hacer estas afirmaciones tan tajantes; pero yo lo noto en la manera en que te expresas.

    Los tímidos son el “público objetivo” de estos tíos que tanto dan la brasa con la seducción y las “teorías” para ligar. En algunos ambientes, ser tímido es un inconveniente para ligar; en otros, no tanto. Y si el tímido liga en unos ambientes y en otros no, eso significa que no liga por emplear un “método”.

    Saludos.

  • ¿Esto qué es? dice:

    Voy a hacer un último comentario sobre esto de la seducción, porque estoy sorprendido de que me los estén publicando. Y agradezco con sinceridad que se publiquen críticas en una página dedicada a estos asuntos. Puede que el equivocado sea yo, pero me gusta opinar con sinceridad.

    Desde luego, las habilidades sociales pueden mejorarse: uno puede aprender a ser más simpático, claro que sí. Pero si por método entendemos un comportamiento que resulta infalible para conseguir el objetivo de seducir a una chica, entonces la simpatía no es un método, porque no garantiza nada. Lo jodido del asunto es que la única garantía que tenemos en la vida es ésta: si eres antipático, es bastante complicado que te comas un colín, a no ser que des con una que no te vea como te ven los demás. Lo mismo puede decirse en otros ámbitos; ser malo te garantiza que te den la patada en el culo, al menos si tú no eres el jefe; pero ser bueno no garantiza que vayan a serlo contigo.

    Los “coaches” no dicen nada que no os puedan decir vuestros padres o vuestros hermanos mayores: esa “insistencia alfa” consiste muchas veces en insistir de una manera específica. ¿De qué manera? Halagando, peloteando, piropeando. Según estos expertos en la seducción, si te ponen cara de pocos amigos y te sueltan algún comentario borde, algo frecuente en las discotecas, porque ellas están hasta las narices de los chicos, entonces lo que tienes que hacer es halagarlas de alguna manera. No suele funcionar, me temo. A veces funciona, claro; pero lo que funciona sólo en algunas ocasiones no es un método infalible: no es el método lo que funciona, simplemente has tenido suerte esa noche y has gustado a una. Con otra chica, ya puedes halagar hasta la madrugada que te mandará a freír espárragos con todo tu libro de piropos. El factor del éxito está en la chica, y eso es, me temo, un factor incontrolable. Es decir, el factor de éxito no está en tus manos. Hay algunos chicos que aciertan dos de cada diez veces y se dicen a sí mismos que el método funciona. Cometen el error de pensar la realidad a través de las excepciones, y no a través de la norma. La norma es la que dicta el éxito del supuesto método. Y si a la tía no le molas, ya puedes sacar la lista de piropos, halagos y chistes, que pasará de ti. Fijaos en Van Gogh: un pintor espléndido al que ni dios entendió. El éxito de alguien muchas veces no depende de él, sino de factores incontrolables.

    Yo parto de esta premisa: en la vida hay muchas cosas que no podemos controlar. Los coaches, de esta otra: puedes controlar ciertas cosas, es decir, puedes corregir ciertos errores y, entonces, tendrás éxito.

    En mi pandilla había un chico muy ligón: era el gauperas. Por cierto, muy buena gente, y lo digo porque parece que los guapos son siempre unos capullos, y no es cierto. Son los menos agraciados los que a veces se comportan como capullos, precisamente por su miedo al rechazo. Pues bien, muchos de mis amigos sostenían que el guaperas de nuestra panda, además de ser guapo, sabía hablar con las chicas; como si las chicas fuesen de Marte y hubiese que hablarlas de forma diferente o escogiendo cuidadosamente las palabras. Si uno cumple los requisitos de la educación y cierta picardía bien entendida, no hace falta más. Mi amigo guaperas no ligaba más por saber hablarles, sino porque ellas, aunque al principio se resistieran, al final solían caer, porque el tío estaba muy bueno. Aún así, muchas le dieron más calabazas que a los niños en la noche de Halloween.

    En fin, insisto en que yo puedo estar equivocado, quién sabe; pero, desde luego, así veo el asunto.

    Y ya me callo.

    Hasta otra.

  • aprendeseduccion dice:

    @¿Esto qué es? No debe sorprenderte que te publiquemos, aqui no se censura ningún comentario ni opinión si no es spam o viene con insultos.

    Solo un comentario: tienes mucha razón en que en realidad los coaches (y yo añadiría los psicólogos en un 90% de ocasiones) no somos “realmente” necesarios habiendo familia y amigos que puedan aconsejarte, pero en la practica hay un problema, y es que o bien por no hacerte daño o bien porque forman parte del problema ellos no son objetivos y hace falta alguien externo que intervenga y diga lo que ellos callan.

    No se quien dijo esto pero “El hombre sabio solo teme a una persona: a si mismo, porque es el único que puede engañarle”

    Te animo a que sigas opinando y cuestionando cualquier cosa que leas aquí o en cualquier otro sitio, el escepticismo y la duda es el motor de la busqueda de la verdad.

Deja un comentario

Canal Youtube
Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos