PostHeaderIcon El Ánima, la parte femenina del hombre

Retomando el tema de los arquetipos que iniciamos hablando de la sombra, hoy queremos acercarnos a la figura de otros elementos del subconsciente que Carl Gustav Jung denominó “Anima”, la mente femenina del hombre y equivalente al “Ánimus” o mente masculina de la mujer, UN TEMA ESENCIAL PARA COMPRENDER EN PROFUNDIDAD EL SMA

En la obra El banquete, Platón nos habla del mito griego del Andrógino. Según cuenta la leyenda, el hombre era perfecto y pleno ya que tenía la mitad del cuerpo hombre y la otra mujer. Eran redondos, con las extremidades dobles, dos caras y dos sexos y estaban unidos por el vientre como si fuesen siameses.

Al parecer su fuerza y vigor eran inmensos y comenzaron a confiarse y a desafiar a los dioses de forma que Zeus tuvo que poner cartas en el asunto. Como no quería destruirlos optó por otra vía: dividirlos en lo que hoy somos hombres y mujeres.

De hay surgiría esa necesidad de encontrar nuestra “media naranja”, la persona del sexo femenino que “encaja” con nosotros, que nos complementa, y explicaría –en términos mitológicos, claro- el enamoramiento y la búsqueda constante del amor verdadero.

REDESCUBRIENDO LOS ARQUETIPOS

C.G. Jung, célebre discípulo de Freud que luego crearía su propia escuela psicológica fuera del Psicoanálisis, descubrió en el curso de sus terapias e investigaciones que la gente tiene en su cabeza una serie de “fuerzas simbólicas innatas” equivalentes a conceptos, símbolos y personajes de cualquier tradición mítica de la humanidad –y eso explicaría de hecho el origen de dichas tradiciones-

Por ejemplo, en todas las culturas hay un arquetipo del Rey que cumple en todas las mismas funciones: alguien con derecho divino que viene a ser el Padre simbólico de todo el pueblo que de la misma forma que el propio impone obligaciones y castigos así como premios y reconocimiento.

Pero ¿surgen bien los reyes por tradición, por un primer rey del cual se inspiraron el resto? ¿O más bien el arquetipo del rey está grabado de alguna forma en nuestros cerebros desde el momento de nacer?

Jung descubrió a miles de personas hablando de sueños en los que describían a la perfección mitologías de culturas distantes o antiguas con las cuales era IMPOSIBLE que dichas personas hubiesen podido tener contacto –hablamos de las primeras décadas del siglo pasado-

Así nace la teoría de los arquetipos, entre los cuales está el de la sombra, el personaje (nuestro ego) , el anima, el ánimus y cientos más que representarían distintos aspectos de nuestra psique y de la realidad –Por cierto, para Jung existe tanto el inconsciente propio como otro de tipo colectivo que explica por que TODOS manejamos los mismos arquetipos-

¿QUÉ REPRESENTA PARA UN HOMBRE SU ANIMA?

El Ánima es para un hombre la parte emocional, sensible, e intuitiva de su subconsciente. De la misma manera que en el símbolo del Ying y el Yang, todo Ying –femenino- Tiene una pequeña parte Yang y viceversa.

Los hombres somos por naturaleza racionales y argumentativos, y solemos dejarnos llevar por esa naturaleza innata a analizarlo todo y no percibir el mundo con el corazón tal y como suelen hacer las mujeres, lo cual es un grave error, ya que equilibrar nuestras dos partes puede proporcionarnos grandes ventajas en muchos sentidos.

En la edad media hubo todo un culto al ánima dentro de la cultura caballeresca. Para un noble era un deber encontrar una Dama a la que dedicar batallas y torneos a modo de ofrenda –nuestro ejemplo más cercano Don Quijote y Dulcinea-.

Este tipo de admiración era SIMBÓLICA, ya que muchas veces la “dama” era la mujer de otro, una noble de más categoría o incluso la propia reina. Esto era aceptado ya que TODOS ENTENDÍAN EL VALOR SIMBÓLICO DE ESTO, y lo habitual era que además de tener una dama el caballero tuviese mujer o aventuras sexuales con cuantas mujeres gustase.

¿Cuál era el fondo de esto? Un caballero nacía por y para la guerra, aprendía desde niño a desarrollar su agresividad, su fuerza y su carácter y todo ese tipo de características masculinas propias de su profesión. Sin embargo eso no era suficiente, porque a veces TODAS ESAS CARACTERÍSTICAS NO SON SUFICIENTES.

Un guerrero también necesitaba OTRAS partes para sobrevivir: ser intuitivo para prever el peligro, tener lo que hoy se llama “inteligencia emocional” para evitar batallas y disputas innecesarias que se podrían evitar con diplomacia, ser compasivo con sus vasallos para tenerlos siempre de su lado…Todo esto se conseguía ARMONIZANDO SU ANIMA, SU LADO FEMENINO.

El caso contrario, un Anima mal armonizada podría ser la típica imagen del tirano o el malo de película de acción: alguien demasiado despiadado, cruel, codicioso, obsesivo, que ve conspiraciones donde no las hay y que sin embargo es tan idiota para no ver las autenticas conspiraciones –muchas de ellas por parte de secuaces femeninas y secuaces que se pasan al lado de los “buenos”-

EL ÁNIMA Y EL ENAMORAMIENTO

Otra tendencia muy común es proyectar en las mujeres en las que te enamoras tu propia Ánima, no ver a la mujer “real” que tienes delante si no idealizarla como alguien etéreo, divino y casi perfecto.

Cuando estás en modo-pagafantas de repente esa chica que no conocías hace una semana es ahora la encarnación viva de todos tus anhelos y deseos más elevados –tanto es así que incluso te cuesta masturbarte pensando en ella, lo que te hace pensar que es algo más profundo y significativo que cualquier otra-.

Precisamente este era el estado que los caballeros medievales trataban de evitar –como guerreros vivían al día y siempre con la muerte cerca y no podían tener la mente en las nubes- buscando como “Anima” a la mujer de otro o alguien mayor o lejano, porque ESTE ESTADO QUE EL CINE NOS VENDE COMO BELLO ES LA PARTE NEGATIVA Y DESCOMPENSADA DE NUESTRO ANIMA.

De hecho, lo que hacemos al enamorarnos platónicamente –y de platón y el andrógino del principio viene la palabra- no es más que usar a la chica como un espejo Y ENAMORARNOS DE NUESTRO PROPIO CONCEPTO DE MUJER IDEAL, NO DE LA PERSONA QUE TIENES DELANTE.

Es de esa identificación de la que surgen LOS MALTRATOS Y LA VIOLENCIA DE GÉNERO “La maté porque era mía” suele ser la frase que justifica el crimen porque el gañán de turno se vuelve ese tirano celoso y paranoico capaz de todo y totalmente fuera de si. Por cierto, según el propio Jung con la edad la fuerza el ánimus-anima AUMENTA, lo cual explicaría porque muchas veces son abuelos los que asesinan cruelmente a sus parejas.

De momento lo dejamos aquí, en futuros posts ya seguiremos ahondando en este y en otros arquetipos poco a poco ya que es un tema de gran extensión y profundidad. Si mientras tenéis cualquier duda sobre los arquetipos, la sombra y el ánima no dudéis en hacérnoslo saber en vuestros comentarios.

POSTS RELACIONADOS:

1. Diferencias entre Hipnosis Y Auto Hipnosis

2. Como Superar La Depresión

3, 10 Falsos Mitos Sobre El Cerebro

4. Como aumentar tu memoria

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS!

3 comentarios para “El Ánima, la parte femenina del hombre”

Deja un comentario

Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos