PostHeaderIcon La asertividad, cómo saber decir no

No Es una palabra simple y muy corta, y sin embargo nos cuesta mucho pronunciarla.

La razón es que un “no” tiene mucho poder: puede encolerizar a una amante o herir los sentimientos de un familiar. Pero también tiene su parte positiva: e imprescindible para defender nuestros derechos y satisfacer nuestras necesidades: evita que los demás se aprovechen de nosotros y nos permite mantenernos firmes y seguros en nuestras opiniones.

La escena se repite una y mil veces, aunque cambien el escenario y los protagonistas. Decimos que sí cuando queremos decir no: en casa, en la cama, en el trabajo, a los amigos, a un plato de comida…las consecuencias son nefastas para nosotros y también para los demás, nos arrepentimos, nos sentimos mal, culpamos a otros…

Muchas personas sufren por no saber decir no, otras viven calladas hasta que un día sacan a la luz, a gritos y con violencia toda la negatividad que has estado reprimiendo. ¿Por qué nos cuesta tanto negarnos? Muchas veces es por miedo al rechazo, a la desaprobación, al desamor y a la antipatía de los demás. Tenemos miedo a que alguien piense que somos débiles o que no tenemos el suficiente coraje. La raíz siempre es el miedo.

La clave de saber decir no es establecer los propio límites. Primero hay que saber que te gusta y que no, lo que apruebas, lo que eres capaz de dar y recibir…y después lo que puede darte la otra persona. Esa es la clave para establecer relaciones asertivas en las que los derechos de ambas partes estén asegurados.

Tu cuerpo habla por ti

Si no lo haces tú será tu organismo el que manifestará tu negación. Los dolores en el sacro, los pinzamientos lumbares, puntadas en el estómago y otros dolores crónicos pueden tener un origen psicosomático originado por los sentimientos reprimidos.

Hay muchas situaciones conflictivas que soportamos sin quejarnos ni solucionar, a veces ni siquiera tenemos conciencia de que algo nos disgusta. Por eso es necesario que cada uno conecte con sus sentimientos y pueda verbalizarlos. En primer lugar, la persona que está bloqueada debe aprender a escucharse y aceptarse tal y como es.

El aprendizaje es largo y a veces doloroso, pero sólo quienes se conocen a sí mismos pueden decir no y sí a lo que realmente quieren.

Si te cuesta negarte

-Decide lo que quieres y por que: analiza con sinceridad cuál es la razón por la que aceptas hacer un favor o complacer a alguien y comprueba si no es por miedo a la reacción de esa otra persona o simplemente por que después te sentirás mal contigo mismo.

-Piensa en positivo: Eres una persona madura y capaz de tomar tus propias decisiones. La falta de confianza en uno mismo es un obstáculo para elegir bien, así que hay que combatirla desde el primer momento.

-Mira por ti: ten en cuenta que la gente que te quiere no debe jamás obligarte a hacer algo que tú no desees hacer. Aunque su reacción sea negativa al principio, si finalmente no son capaces de aceptar sus deseos no son dignos de ti. Más bien son egoístas.

-Arriesgate y después no te sientas culpable: siéntete orgulloso por haber expresado tus deseos, incluso si crees que te puede ayudar concédete algún premio por respetarte a ti mismo.

En cualquiera de los casos una de las maneras más sencillas de cómo saber decir no es desterrar la timidez de tu vida, para ello seas hombre o mujer te recomiendo la audio hipnosis “Confianza Total” que te ayudará en tanto laboral como socialmente a atreverte a ponerte en tu sitio !pídela ya!

POSTS RELACIONADOS:

1. Claves de tener un hobby

2. 5 Cosas que deberían enseñar en al escuela

3. Equivocarse forma parte del éxito

SUSCRÍBETE A APRENDE SEDUCCIÓN Y RECIBIRÁS GRATIS EL EBOOK “CÓMO PASAR DE AMIGO A NOVIO! PULSA AQUÍ

3 comentarios para “La asertividad, cómo saber decir no”

  • Antonio dice:

    Me agrada esto.
    Es algo muy importante tanto en al vida diaria como en una relacion sentimnetal, ahhh tantas personas que no saben decir no.

  • JM dice:

    Muy acertado, muchas personas no deciden decir que no, porque en su educación por parte de nuestros padres y manipulación de nuestros amigos, según ellos, debes agradar a todo el mundo y debes aceptar en realizar las cosas sin rechistar, de todo lo contrario seriamos “malos”.

    Yo aprendi, que no podemos gustarle a todo el mundo, esa es la piedra angular de tu autoestima, tu eres tú y los demas son ellos, no eres parte de ellos, ni tienes porque hacerle los favores así porque sí.

    Y ademas, cuando pones tus limites, te sientes muy satisfecho de ser tu mismo.

  • kiko dice:

    Que buen artículo.
    Ese era mi problema sobre todo en el trabajo cuando el jefe te pedía algún favor y a pesar de complacerle casi siempre (mas por miedo a las consecuencias que por ganas) el día que decías que no te hacía sentirte culpable y te amenazaba veladamente.
    O cuando algún compañero coñazo (siempre solía ser el mismo) te quería cambiar el turno por ver el fúbol, llevar al niño a entrenar, acompañar a su mujer al médico, llevar el coche al taller … siempre decía que si y era peor porque me pasaba horas y horas de mala hostia por sentirme un cobarde.
    Ya no me pasa porque soy capaz de afrontar las consecuencias además me acuerdo de la cita de la novela El Padrino: “el tiempo hace en la gratitud mas estragos que en la belleza”.

    Por cierto Marc, en cuanto a seducción como llamarías a ese tipo de chicas (y algunos chicos pero menos) que lo único que les interesa es gustar sin mas y si no gustan a quien ni siquiera les interesa se llegan a obsesionar con esa persona a la que intentan seducir por todos los medios (citas en solitario, frases ambiguas …) y cuando consiguen el interés de esa persona le dicen que “ha sido él el que se ha liado”. He conocido alguna y no suelen tener pareja.
    Es caso distinto a las llamadas “calientapollas” (calientachochos en chicos) que simplemente lo hacen por jugar y por poner a prueba sus encantos con el incauto/a de turno.

    Saludos

Deja un comentario

Canal Youtube
Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos