PostHeaderIcon La infidelidad en la pareja

Ah! El tema de los cuernos…ponerlos tu y temer que te pillen, que te los pongan y ser el último en enterarte de que tu novia lleva medio año haciéndoselo con otro tipo mientras te decía lo mucho que te quería y lo perdida que estaría sin ti.

Un asunto delicado este de la infidelidad, argumento de montones de canciones, películas, libros y por desgracia incluso crímenes –a veces incluso sin fundamento, solo por celos- ¿Engaña más el hombre o la mujer? ¿Hasta que punto podemos confiar ciegamente en nuestra pareja?

Como comentamos ayer en el consultorio y a titulo personal yo diría que engañan más ese tipo de personas que van de relación en relación y saben poco o nada de seducción: los machos beta. Si, son aquellos que cuando les vienes a explicar lo mal que lo estás pasando con tu SMA se las dan de expertos en seducción cuando llevan haciendo el calzonazos con su novia desde hace años y no van ni al lavabo sin su permiso.

Es lógico, el principio de escasez hace que no se desaproveche ninguna ocasión para sentirse deseado/a aun a costa del riesgo de ser descubierto y pasar el bochorno de la culpa y el castigo.

Un seductor no engaña: tiene un rollo con una chica cuando quiere tenerlo y se lo dice abiertamente, por eso ahí no entra el desengaño ni la manipulación.

De la misma forma un seductor puede encontrar novia –después de una laboriosa y larga búsqueda, ya que encontrar a alguien que nos quiera como somos realmente y nos acepte es casi un milagro hoy en día- y aceptar el compromiso VOLUNTARIAMENTE y no por miedo a que le dejen o a quedarse solo –porque ser seductor es como ir en bicicleta, no se olvida y siempre se puede retomar-.

Para ampliar más este tema os dejo este interesantísimo artículo que os dará datos más objetivos y más de una idea interesante que os hará reflexionar sobre la infidelidad y las relaciones humanas en general:

Motivaciones para la infidelidad

La infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan. La lista de razones es interminable, pero los sexólogos especialistas en terapia de pareja coinciden en que en todas se intenta satisfacer las carencias en la pareja.

Las más comunes son:

-Sentirse devaluado, al recibir una atención menor por parte de su pareja

-Monotonía. La rutina y la ausencia de sorpresas conllevan a un aburrimiento sentimental

-Vida sexual deficiente. El sexo es un elemento esencial en la pareja y si éste es defectuoso, quien se siente insatisfecho tiende a buscar fuera de la relación la satisfacción sexual que no encuentra en su pareja. En el caso de los hombres, no es aceptado un cambio físico de la pareja

– Falta de comunicación y diálogo; Búsqueda de nuevas sensaciones al acabarse la seducción del enamoramiento

– Pérdida de libertad, al ser la pareja asfixiante

– Idealización de la pareja; Permisividad de la pareja

-Ausencia de personalidad de una de las partes; etc.

Estadísticas

En promedio, las estadísticas de infidelidad aseguran que el 60% de los hombres son infieles, y que el 40% de mujeres les sigue los pasos.

Para Sexole, el primer estudio sobre conductas y preferencias sexuales de usuarios de Internet en España, las mujeres son más infieles que los hombres (50% frente al 44%) y también más apasionadas: un 65% exterioriza más las emociones en el momento del clímax, frente a un 27%.

El estudio de Journal of Couple and Relationship Therapy asegura que entre un 45 y un 55% de las mujeres casadas son infieles.

Sin embargo, la percepción de infidelidad entre los hombres y las mujeres es diferente, para el 50% de las mujeres el cibersexo no es infidelidad (el 80% de los hombres piensa igual).

Un 81% de las mujeres confiesa que coquetea con sus compañeros de trabajo, y dos de cada tres aseguran que tienen pensamientos sexuales con ello. Según una encuesta de Sigma Dos, un 20% de las mujeres españolas declara que no engaña a su pareja “pero estaría dispuesta a hacerlo si tuviera la oportunidad”.

Según una encuesta realizada por el Instituto DYM el 20% de las españolas de entre 18 y 35 años han sido infieles alguna vez.

Según algunas encuestas, las estadísticas marcan que los hombres, en un 56%, no rechazan una aventura cuando se presenta la oportunidad. Se trataría de varones que, en general, tienen un matrimonio bien avenido.

En cambio, el 35% de las mujeres aceptan tener una infidelidad, muchas veces, para denigrar al varón por sentirse poco apreciadas, desatendidas, desvalorizadas, por no sentir la mirada de su pareja, o porque están inmersas en una relación asfixiante.

Por el contrario, el hombre engaña como una forma de castigo, por la desvalorización que siente por sí mismo o para denigrar a la mujer desde el punto de vista sexual.

La infidelidad en las nuevas generaciones cada vez es menos aceptada…

En el estudio de UC-Adimark se observa que las nuevas generaciones, tanto hombres como mujeres, condenan más la infidelidad que los adultos maduros. Así, mientras que el 29% de los hombres entre 45 y 54 años está de acuerdo con la idea de tener una relación paralela al matrimonio, los encuestados entre 18 y 24 años sólo lo están en un 15%. Y en el caso de las mujeres, el 11% de las consultadas entre 45 y 54 años declara estar de acuerdo, cifra que baja hasta un 5% en el resto de los tramos etarios.

Según una encuesta de la Universidad de Buenos Aires, a un 82% de las mujeres encuestadas lo que más les dolería de una infidelidad es que su pareja se enamorara de la otra persona, cosa que sólo mortifica al 52% de los varones. A un 44% de éstos, en cambio, los ultraja la sola idea de un encuentro sexual, así sea ocasional, de su pareja con otro hombre. Apenas un 18% de las mujeres se desvela por el mismo motivo.

Cuestión de Genes

El hombre macho tiende a la infidelidad y/o promiscuidad porque biológicamente es polígamo.

En el Gen Egoísta, Dawkins indica que la mejor estrategia para el macho humano es hacer creer a su mujer que es fiel, y tener “otras mujeres”, con el riesgo de perderla si se entera. Esto se debe a que el gasto biológico del hombre para engendrar un hijo es muy pequeño, similar a calentar una taza de agua.

En la mujer tener un hijo supone un gasto mucho mayor, por lo que tiene que escoger con más cuidado a su pareja. A su vez, el periodo de enamoramiento de 4 años, es el necesario para que un bebé sea casi autosuficiente.

Un estudio realizado por Spector (sobre 1.600 parejas de gemelas) demuestra que la infidelidad femenina se encuentra bajo una considerable influencia genética y, por ello, la conclusión lógica es que este comportamiento persiste “porque es evolutivamente ventajoso para la mujer”, según palabras del propio Spector.

Según el estudio, si entre dos hermanas mellizas una tiene una historia de infidelidad, el porcentaje de que la segunda también sea infiel es superior al 55 por ciento.

En general, se estima que el 23 por ciento de las mujeres no son fieles. En este sentido, estudios de ciertas tribus indígenas han demostrado que las mujeres que eligen a varios hombres para procrear son más fértiles, y sus hijos tienen mayor índice de supervivencia.

Esta estrategia sólo funciona con un número reducido de mujeres. Si existiera un grado excesivo de infidelidad femenina”, asegura Spector, “los hombres se darían cuenta. Con la consecuencia del abandono e incluso el asesinato de madre y cría”.

Un estudio realizado por los profesores en la Universidad de Nuevo México, ha demostrado que las mujeres son sexualmente más activas pocos días antes, durante y después de su período de ovulación.

Los resultados muestran que las mujeres presentan mayor interés sexual y fantasías hacia el resto de los hombres –no hacia su pareja– cuando son fértiles que cuando no lo son”. Investigaciones realizadas en varios países han revelado que el 10% de recién nacidos no ha sido concebido por quien dice ser el padre.

La Fundación Futuro realizó un estudio en el que se presentaba que 57 de cada 100 mujeres casadas en el estrato socioeconómico alto han tenido una relación extramarital durante su vida matrimonial. Este giro se ha dado, según su visión, por la nueva forma que tiene la mujer de vivir su sexualidad…

Fuente: Ciencia popular

POSTS RELACIONADOS:

1. La convivencia hace peligrar las relaciones

2. El final del verano…y de la relación

3. El mito del soltero feliz

2 comentarios para “La infidelidad en la pareja”

  • Indiana says:

    “Sentirse deseado…” ahí se acaba el post en realidad… nada más que decir…Tan crudo y triste como eso.

  • Carolina says:

    Creo que la infidelidad va en los genes de hombres y mujeres solo que cambian las razones por las cuales uno es infiel,aveces por egoismos o baja autoestima o aveces por una muy alta autoestima para siempre estar vigente,lo importante es que si tienes una pareja hacerla feliz y si eres infiel hacerla doblemente feliz.

Deja un comentario

Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos