PostHeaderIcon Consultorio Aprende Seducción -El Zen de la seducción-

Un saludo muy fuerte a todos los que hacéis posible ésta web. La he descubierto recientemente y he leído algunas cosas que me están haciendo reflexionar bastante.

Os escribo por un tema que me lleva de cabeza desde hace unos pocos meses. Creo que ya habéis tratado el tema del enamoramiento y no querría repetirme demasiado, pero me gustaría saber de la opinión objetiva de la gente experimentada que participa en ésta web, y quizás os sirva para tratar algunos aspectos que a lo mejor consideréis oportunos.

Tengo 24 años. Hace unos 4 meses una chica algo más joven que yo se incorporó a mi grupo de trabajo, de forma temporal, para hacer unas prácticas. Tenemos algunos amigos en común pero yo no la conocía aún. Es una chica muy resultona y, como pronto descubriría, con una personalidad muy atractiva. Trabajábamos bien e hicimos buenas migas en seguida; de hecho empezamos a coquetear, como quien no quiere la cosa, de forma totalmente distendida. No era un coqueteo con intención, bromeábamos y nos lo pasábamos bien.

Le soltaba desde sandeces de lo más barriobajeras hasta algunas sutilezas más trabajadas. Un día incluso llegué a utilizar de forma totalmente inocente algo que algunos dicen es una buena técnica para ligar. Estábamos leyendo el periódico y por casualidad llegamos a la sección del horóscopo. Ninguno de los dos creemos en eso, pero repasamos nuestros signos para reirnos un rato. El mío decía algo así como: “se te abren nuevas oportunidades, lucha por lo que quieres y es probable que lo consigas”. La miré de forma pícara y la espeté “no hay ninguna duda, mi horóscopo habla de ti”. Ella se rió y comentamos un rato la jugada. Todo me pareció tan natural que ni siquiera pensé en lo que le acababa de soltar.

También había bastante contacto físico. Abrazos, caricias, nos pegábamos suavemente en los brazos como los niños, e incluso bromeábamos con  tocarnos el trasero. En una fiesta en casa de unos compañeros y amigos, se acercó a mi durante una conversación y se sentó encima de mi regazo, sin preocuparse que la sala estuviera llena. No había vergüenzas pero evidentemente siempre con respeto.

Todo esto hizo que empezaran a circular bromitas y cotilleos entre el grupo de amigos, que me preguntaban sobre cuál era exactamente nuestra relación, qué había entre nosotros. Mi respuesta, y mi percepción de la situación, iba cambiando a medida que más me lo preguntaban. Pasé de verlo todo como un juego a plantearme si realmente había algo más.

Un día salimos de fiesta con unos amigos. Hubo como siempre bromas, alguna caricia muy sutil, algo de bailoteo y alguna miradita. En ese momento me di cuenta que estaba enamorado, y desgraciadamente fue el punto de inflexión en mi comportamiento. No quería correr riesgos y echarlo todo por la borda. Empecé a sentirme mucho más inseguro. Me acompañó a casa y al despedirnos dudé en besarla o no. No lo hice, y ese quizás sea el momento del que más me he arrepentido desde entonces.

A partir de ahí todo empezó a ir poco a poco a peor. Me pasaba el día comiéndome la cabeza, buscando esas señales que me permitieran dar el paso de forma segura. Veía algunas señales, pero dudaba si eran algo real, si yo estaba magnificando algo que realmente no existía, o si sólo formaba parte del juego.  Quizás, y sólo quizás, esto hizo que perdiera alguna situación favorable, que visto ahora desde la distancia del tiempo, tendría que haber manejado mejor. El resultado es que todo se fue enfriando poco a poco. Doy por sentado que ella sabía lo que estaba pasando, por eso del sexto sentido femenino, y porque imagino se me notaba la tontería, pero o no me dio las reacciones que estaba buscando o no las supe ver.

Un día salimos solos a una fiesta, y después de charlar un rato decidimos movernos un poco. El mundo se me cayó encima cuando en un momento de despiste, de esos que vas a buscar una copa, se estaba besando con otro chico. No quería saber nada de ella, pero trabajando juntos la cosa es complicada. Ella intentó darme explicaciones, sobre que era un antiguo “amigo” que se marchaba para unos meses fuera y bla bla… Explicaciones que no tenia porque -ni quería- escuchar. No la dejé continuar y aquí quedó zanjado el tema.

A partir de entonces empecé a verlo todo diferente. Me encontraba en esa lucha constante entre el cerebro y el corazón, el “debería alejarme” contra el “ta deseo tremendamente”. Y evidentemente las pasiones siempre ganan sobre la razón. Seguimos trabajando juntos, de forma ya más distante, pero yo aún no me la podía quitar de la cabeza, y en el fondo tenia esa esperanza que nunca se pierde.

Sus prácticas terminaron hace un par de meses y ahora la veo muy poco. Desde entonces he intentado pensar en alguna otra chica que me haga olvidarla, sin resultado alguno. Una noche me acosté con una chica, me sabe fatal reconocer que fue por puro despecho, y acabó siendo una relación sin sentido y sin placer.

Tenemos algún amigo en común, de hecho su hermana es una buena amiga, y esto hace que alguna vez coincidamos en algún plan. A veces es duro, y me cuesta relacionarme con ella con naturalidad. También aparecen de vez en cuando los celos, al ver que ella es tan sociable con todos (abro aquí un paréntesis para despotricar del maldito Facebook), y que conmigo ha perdido esa chispa que teníamos. Me gustaría pensar que la distancia me está ayudando a superar poco a poco mis sentimientos, pero no es tan sencillo. En el fondo de mi corazón aun queda ese deseo de que ella reaccione y que la situación dé un cambio.

Para acabarlo de rematar, recientemente me enteré que tiene novio. Al parecer no habla mucho de él, así que no se nada ni de quién es ni cómo les va ni cuánto llevan juntos. Tampoco no he querido profundizar en el tema para no sentirme peor.

He hablado de esto alguna vez con algún amigo íntimo, y me han dado dos opciones: 1) Olvidarme de ella y desterrarla de mi vida. 2) Cogerla por banda y dejar las cosas claras.

La primera opción, aunque dudo que pueda ser la mejor, es lo último que deseo. La segunda opción me da un miedo terrible. No sabría ni cómo empezar, ni los caminos que podría coger la situación. Así que estoy en un punto totalmente perdido, sin tener idea de que es lo que más me conviene hacer ni cómo lograrlo.

Cuál es vuestra opinión? Muchas gracias.

RM

Como siempre gracias a ti, antes de nada agradecerte una carta tan bien escrita y redactada !es un placer contestar consultas así!

Por supuesto no te recomiendo que sigas con el tema de esta chica, no solo por lo que ha pasado si no por el tema del novio, hay muchas mujeres en el mundo y no vale la pena interponerse en otra relación, aunque si esa situación cambia y quieres volver a intentarlo no veo por que no, además teniendo en cuenta que hiciste bien -y sin ayuda de esta página- al menos la mitad del trabajo.

Tu caso ilustra falta de mentalidad alfa por tu parte. Como sabes hay un audio curso llamado “Las 25 leyes del macho alfa” que habla de como piensa un hombre con confianza en si mismo y las ideas claras, pero ¿a que nos debe llevar todo eso? a una actitud zen de “querer y no querer”.

Esa actitud zen es más fácil de explicar que de poner en práctica, aunque con tu relato y mi explicación al menos quedará claro y será una importante lección para ti y los lectores: se trata de tener ganas y actitud de ganar, pero al mismo tiempo no darle demasiada importancia al resultado.

Fíjate que tu mismo al principio tenías la actitud alfa correcta POR QUE NO ESPERABAS GANAR, eras provocador, usabas el humor chulo, creabas tensión sexual, pero en cuanto viste oportunidad real de conseguirlo perdite esa buena actitud y la sustituiste por miedo y dudas ¿y si me rechaza? ¿le gustaré o no?.

No puedes ni imaginarte la cantidad de chicos con buenas cualidades como tu que pierden oportunidades por el típico “parálisis del análisis”, no solo eso, muchos estudiantes de seducción que solo se centran en acumular técnicas y frases y se centran más en lo que hacen el fin de semana en un bar o discoteca en vez de trabajar el resto de la semana en crearse una realidad mental fuerte, que es la que te permite decirte a ti mismo “SI NO CONSIGO A LA CHICA ELLA SE LO PIERDE, POR QUE MI VIDA YA ES PLENA SIN ELLA”.

Chicos con buenas cualidades en seducción tienen al mismo tiempo creencias limitadoras como aquella que dice “Necesito a una mujer que me complete”, en cambio cuando desarrollan una mentalidad alfa se dan cuenta que en realidad las mujeres deben ser la guinda del pastel, y el pastel eres tu mismo y solo tu mismo puedes cocinarlo !NO NECESITAS A NADIE!.

Pero requiere un trabajo, ejercitarte, conocerte a ti mismo, observar cuando blandeas y como blandeas, y para ello el audio curso “Las 25 leyes” está diseñado para gradualmente ir descubriendo esa verdad fundamental que todo hombre tiene: el poder de quitarle imporancia a las tonterías y centrarte en lo que importa.

Mi consejo no es otro que te tires a la piscina cuando empieces a dudar y sobre todo que tengas siempre varias chicas en el punto de mira para evitar obsesiornarte demasiado con una. Por lo demás felicitarte por que pareces un tipo que entiendo de forma natural la seducción y solo con que trabajes un poco tu actitud alfa te preveo grandes éxitos en seducción.

¿Tienes alguna consulta que hacernos? Mándanos un email con tu caso a aprendeseduccion@gmail y publicaremos tu consulta  en breve. Por favor, sin faltas de ortografía ni lenguaje de SMS, y explíca con detalle todo lo que creas que pueda ser importante

POSTS RELACIONADOS:

1. Consultorio Aprende Seducción -Pagafantas nunca mais-

2. Consultorio Aprende Seducción -A solas con la entrenadora-

3. Autosabotaje En Seducción

4. Consultorio Aprende Seducción -Dominando la seducción de día-

!Suscríbete AHORA a Aprende Seducción y llévate un Ebook de Seducción GRATUITO!, PULSA AQUÍ !

2 comentarios para “Consultorio Aprende Seducción -El Zen de la seducción-”

  • Burning says:

    Plas… plas… plas… magistral lección la que das en tu libro AP acerca de los omega, beta y alfa ¡¡¡ Gras, Marc…de verdad… esclarecedora y fundamental ¡¡¡ No solo da fe de la realidad existente en el género humano (tanto femenino como masculino), sino que su variedad y mutaciones varias hace de esa clasificación un manual de psicología callejera esencial…

    Todos nacemos omega… pasamos por beta si uno llega… y si el desarrollo normal de una persona es sano y natural, alcanzar el estado alfa sería como la culminación de una madurez bien entendida.

    Si un desamor lo vivimos tras el shock como un camino hacia la superación, si con ese palo de la vida que es “perder” a una persona tan querida te abre puertas hacia algo mejor en la manera de ver la vida, el tema se expande a todos los campos de la existencia terrenal: a aceptar, a aprender a perder… a superarse y levantarse tras el tropiezo ¡¡¡ Si… la chispa inflamable empieza con una ruptura amorosa… pero ese fuego se expande por todas las facetas de la vida para mejorar como persona si lo capitalizamos en desarrollarnos como personas ¡¡¡

    …pués ahora, con lo que estoy aprendiendo en seducción, en la bien entendida, en la que vale la pena de verdad… veo que “seducir” no solo sirve para el cortejo con la del otro género… sino que vale como una actitud ante la vida ¡¡¡ No tiene que ver con la chulería barata, ni tan siquiera con la execrable manera de ver la vida por encima del hombro de nadie… sino tan solo el saber ver las cosas como son… sacar punta a las situaciones de la vida para aprender de ellas. No saberse más que nadie… y mucho menos, MENOS ¡¡¡

    Esto de buscar un sitio en la vida es una aventura fascinate… respetar y hacerse respetar por medio de ese respeto. No dejarse avasallar por nadie, porque nadie se merece eso… ir con la cabeza en alto gracias a la gratificante sensación de la honestidad, el saber estar y la altura de miras ¡¡¡ Sócrates, Aristóteles, Erich Fromm, Victhor Frankl… Gandhi, Bertarnd Russel, Mandela… tantos y tantos que son ejemplo de machos alfa por resplandecer entre las sombras y dar luz y camino a sus congéneres ¡¡¡ Ejemplos puros… emocionantes ¡¡¡ Pués ser seductor es eso… generar buenas emociones que hagan a las personas sentirse vivas ¡¡¡

    Y si… con las ideas claras, con buenos intereses por la vida, sabiendo que vivir es hermoso y una oportunidad única… con solo saber eso, cualquier mujer que MEREZCA LA PENA sabrá verlo y valorarlo ¡¡¡ Solo hemos de estar ahí para mostrarnos como somos, interrelacionándonos con las personas… viviendo en sociedad ¡¡¡

    Y bueno… siempre podremos optar por viviendo en una soledad buscada, por ser eremitas en la montaña… otra opción estupenda si es lo que en realidad queremos…

    A mi ahora me apetece conocer una chica maja, guapa e interesante… que sea alegre, que ame la Naturaleza y le guste de verdad solouna cosa: VIVIR ¡¡¡ Y seguir entrando al mar a reventarme con las olas y mi tabla… subir a esquiar… vijar a los Alpes ¡¡¡ Conocer nuevas ciudades, hace amigos… conocer mujeres interesantes ¡¡¡ Y ayudar al prójimo, y dibujar, escribir… seguir soñando ¡¡¡ Y si… pilarse de vez en cuando un buen ciego en compañía de los tuyos… rememorando los viejos refritos del pasado, generando aventuras para regeneras unos nuevos. Y tocar la batería… ir a museos… salir de tapas… enseñar a mis sobrinos… leer… comer… soñar ¡¡¡

    …hay tanto que hacer en esta vida ¡¡¡

    Un saludo a todos ¡¡¡ El conociemiento pone muchas candelas donde uno antes solo veía sombras…

  • Abel says:

    Me encuentro en una situación bastante parecida. Hay una chica con la que estoy tonteando desde hace unas 3 semanas. Me gusta mucho -creo que estoy enamorado-, pero aun no ha pasado nada. Me estoy convirtiendo en un pagafantas?
    En cierto modo tengo el mismo miedo que el chico de la consulta. Se que tengo que tirarme a la piscina, pero me paralizo cuando estoy en la punta del trampolín.

Deja un comentario

Canal Youtube
Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos