PostHeaderIcon La convivencia hace peligrar las relaciones

En la web Nota Piolas se recoge un interesante artículo que explica algo que cualquiera que viva en pareja sabe por experiencia pero que nunca está de más recordar: que la convivencia es una potencial amenaza para el deseo sexual y una prueba de fuego para llevar una relación al siguiente nivel.

Y es que no es lo mismo echar unas horitas al día con la pareja que tener que verla día y noche al mismo tiempo que afrontáis las consabidas obligaciones que requiere mantener una casa.

Si os estáis planteando ir a vivir con alguien leed con atención este retazo de sabiduría para estar preparados y si habeis pasado por ello ¿como os fué? ¿es cierto lo que se dice en este artículo?

En mi opinión esto tiene mucho que ver con una falacia muy extendida: que la seducción es eso que usas para conseguir pareja y luego ya está todo hecho. !ERROR!

La seducción es parte la vida y como no, parte de una relación. Una relación es como una planta que, aunque en su mayor parte funciona sola (no requiere tanto cuidado como por ejemplo una mascota) no por ello puedes pasar totalmente o si no muere, vamos, que a tu pareja hay que conquistarla TODOS LOS DÍAS.

En mi libro “Aprende Seducción” puedes aprender ambas cosas: a conseguir novia y sobre todo a ser esa persona apasionada e interesante que la mantiene seducida. Si quieres saber más pulsa aquí

“Hombres y mujeres felices, que durante años llevaron adelante noviazgos muy apasionados, un buen día deciden irse a vivir juntos y entonces, como por arte de magia, pierden mutuo interés.

 

Psicólogos y sexólogos concuerdan: es un desafío a superar que sólo se resuelve con amor, tiempo y paciencia. Lo cotidiano que mata toda sorpresa y el estrés que produce la expectativa del futuro repleto de responsabilidades producen bajas en las acciones del erotismo.

“Yo, que soy fiel, ya no sé qué hacer con esta sequía”, dice Damián, de 32 años, que desde hace tres meses convive con su novia. Se llevan bien y padecen el mismo contratiempo. De hecho Laura, de 29, lo confirma: “Nunca antes habíamos estado tanto tiempo sin tocarnos”.

Como si fuera una carrera de obstáculos, los dos confían en que todo va a acomodarse pronto y hasta se lo toman a risa. Según el doctor Rubén Benítez, sexólogo, esa es la clave del éxito: “Es muy común que al principio de una convivencia la pareja pierda un poco el interés sexual, pero al adaptarse a la rutina diaria, si antes había pasión, siempre vuelve”.

Los ajustes pueden demorar más de lo que, los antes amantes apasionados, estén dispuestos a soportar y, ahí sí, pueden venir problemas verdaderos. “Algunos pasan esta etapa de adaptación con éxito y otros fracasan en el intento. Es cuestión de tiempo y relajación”, asegura la licenciada Inés Serudiansky, terapeuta de parejas.

Lo cierto es que de pronto un día, dos personas que hasta ese momento sólo se veían cuando tenían ganas, pasan a compartir todo: tiempo, espacio, costumbres y se asustan.

La mayor cantidad de parejas jóvenes que me consultan lo hace por la angustia que les genera el enorme cambio que viven al pasar del noviazgo a la convivencia. Es como que se encasillan mutuamente en determinados roles y se aterran de terminar siendo como sus padres: eso mata cualquier libido”, reflexiona la licenciada Serudiansky.

Ya no puedo eructar o sacar afuera mis ventosidades matinales porque a mi mujer le da asco y estoy siempre como incómodo en mi propia casa, conteniéndome. Se me fueron las ganas de revolcarme con mi chica desde que es mi esposa y ni siquiera puedo masturbarme, porque hace falta una intimidad que ya no encuentro. Siento que perdí la autonomía de mi propio cuerpo”, dice Gabriel, un recién casado de 35 años en plena crisis.

Nunca más se arregló especialmente para mí, esa cosa de ponerse perfume y ropita linda y limpia. Y yo también lo dejé de hacer. Eso al principio nos desanimaba un montón, hasta que nos dimos cuenta y ahora tratamos de ir recuperando espacios de seducción y nos está yendo mejor”, cuenta Malena, de 30 años, que hace ya “once meses y tres días” que convive con Ernesto, de 29.

Se pierde el misterio. Ver esa bombacha colgando en la ducha o a él pegado a la Play Station hasta la una de la mañana hacen que la pasión se vaya al frezzer. Aquellos novios que cuando tenían una cita se iban a dormir juntos y se hacían arrumacos, al convivir comienzan a aumentar la cantidad de veces que se dicen “estoy cansado”, porque saben que el otro va a estar ahí todos los días.

El gran secreto es hablar del tema, porque si no esa pequeña frustración se puede convertir en algo más grande y establecerse. Yo siempre aconsejo algo simple y efectivo: hay que encontrar un tiempo para relajarse juntos y, además, preservar espacios individuales”, dice el doctor Benítez.

Carlos, casado hace 20 años y taxista, ergo una suerte de filosofo urbano, resume la cuestión: “Después de mucho tiempo, los dos se hartan. Y al principio, hasta que se adaptan a compartir todo con el otro, se distancian un poco. Por eso, lo bueno de la convivencia siempre está en el medio. Esos son los años de verdad gloriosos”.

POSTS RELACIONADOS:

1. Peligro, adicción al facebook

2. Hikikomoris, huyendo de la realidad

3. World Of Warcraft, ¿Hobby o Adicción?

4. Tengo una novia virtual en mi consola

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS SOBRE EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN YA!

 

10 comentarios para “La convivencia hace peligrar las relaciones”

  • Erick says:

    wow, nunca había pensado en eso, de hecho, tengo a un amigo que ve a su novia muy poco y se cambiará de escuela, creo que ahi acabará todo porque se verán demasiado (es como el tema pero un poco mas “light” porque no se fueron a vivir juntos).
    que buen artículo
    hasta luego

  • kiko says:

    Hablando de amigos yo tenía uno que se fue a vivir con su novia que trabajaba en el mismo sitio que él, además entraban y salían a la misma hora.
    Por supuesto la convivencia se les hizo insoportable y lo acabaron dejando al poco tiempo.

  • aprendeseduccion says:

    Grácias por los comentarios de ambos.

    Ligar en el trabajo o en la escuela a veces es lo que tiene, tener que ver a la otra persona día a día en el trabajo y fuera son muchas horas de desgaste que al final pasan factura.

    Yo tengo por norma dejar la seducción para fuera del trabajo precisamente para evitar este tipo de situaciones, ahora que es tan solo lo que yo hago, si sabeis que os traeis entre manos y ella vale la pena adelante.

  • kiko says:

    Suele ser una buena política la del “Donde tengas la olla no metas…” lo que pasa que a partir de cierta edad donde pasamos mas horas es en el trabajo, con la gente que mas nos relacionamos es con los compañeros de trabajo y la atracción, el morbo por una compañera resulta inevitable.

    Por lo general los rollos con compañeros de trabajo suelen acabar bastante mal, el si te he visto no me acuerdo es imposible con quien tienes que trabajar codo a codo todos los días por no hablar de los malentendidos: las veces que los chicos vemos interés en una compañera simplemente porque es simpática con nosotros, flirtea sin ninguna intención (cosa que nosotros no entenderemos jamás) o es una “calientabraguetas” de manual(que también las hay).

    Cuidadín con las cenas de Navidad de las empresas que mas de uno/una con una copa de mas suele salir escaldado/a y con ganas de aparecer con una bolsa en la cabeza en el trabajo al día siguiente.

  • LFPO says:

    Muy interesante el artículo.
    Considero que vivir juntos y mantener a la pareja enamorada es un arte, un don.
    A la pareja se le debe intentar enamorar siempre y no dejarse llevar por la costumbre o rutina. Creo que un verdadero seductor es aquel que innova, que no es predecible, que puede sorprender constantemente a su pareja para evitar caer en la costumbre, eso es un verdadero seductor.

  • aprendeseduccion says:

    Kiko: !muy cierto de lo de las cenas! precisamente esta semana le íbamos a dedicar un post al tema. Seguro será de tu agrado.

    LFPO: Innovar en seducción es tremendamente fácil porque la mayoría de chicos son demasiado predecibles para las mujeres, pero una vez uno encuentra una chica a su medida la seducción debe continuar para mantener en la medida de lo posible esa magia !ser seductor debe formar parte de nuestra vida estemos solteros o en pareja!

  • Lunita says:

    Muy buen artículo teneiz toda la razón y lógica, no es lo mismo verse por un momento que dormir a diario con la pareja lo que si es es cierto es que cuando la química los atraé es mágia nunca desaparece.

  • Cesar says:

    Ver el artículo “como seducir a tu novia”, porque ahí está el quid de la cuestión. Claro que la convivencia mata la pasión. Pero es que hay que seducir todos los días, y eso cansa, pero recompensa. No puedes dejar de “darla caña” porque convivas ahora con ella, hay que seguir seduciendo y empleándose a fondo TODOS los días. Como digo, es cansado, porque además no se tiene el aliciente de la novedad, pero la verdad es que recompensa si se sabe mantener la ilusdión, la “caña”, la montala rusa emocional, y con el tiempo se hace más facil porque3 conocemos las reacciones de nuestra pareja a cada acto, a cada reacción nuestra (mejor, acción nuestra), a cada pico de ababjo o de arriba de la montaña rusa… y la verdad es que las encanta. Es cansado, sí, pero… Merece la pena, tios,

  • gaby says:

    creo entonces q es verdad la convivencia desgasta la relacion ya lo pude comprobar,hace 6 años q estoy de novia y un año y cuatro meses juntada y ya no es lo mismo.ya no salimos a ningun lado,no hablamos tanto,no tenemos tantas ganas de tener sexo ese deseo como antes.antes de convivir era distinto,cuando estabamos de novios el siempre queria verme y estar conmigo buscaba la forma de estar conmigo,y ahora pasamos peliando y el cada 2×3 de mal humor le molesta todo.ojala podamos dialogar para mejor o quedar de novios como antes mo lo kiero perder,tantos años,y de verdad lo amo.ojala encontremos un a solucion.

  • Jose says:

    Si todo eso de la seducción y de no caer en la rutina esta muy bien, pero siempre y cuando la pareja congenie bien, porque si la persona que cede es siempre la misma al final te hartas, claro esas cosas no las ves hasta que convives con alguien, en los noviazgos es todo armonía,, cenas,, risas etc, yo pienso que es ahí precisamente en la convivencia cuando realmente conoces a tu pareja, aunque estés años de noviazgo

Deja un comentario

Canal Youtube
Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos