PostHeaderIcon Vive sin miedo, vive sin telediarios

 

Cuando a veces la gente me pide consejo –no solo sobre seducción, mis amigos también me piden opinión sobre trabajo y la vida en general- muchas veces descubrimos que en realidad la persona sabe perfectamente que es lo que tiene que hacer pero no lo hace por miedo.

El caso es que cuesta que un adulto te reconozca que teme tomar determinada dirección en la vida porque piensan que no deberían tener miedo, que eso te hace débil.

Yo no creo que sea malo tener miedo, generalmente solemos temer algo por buenas razones: supervivencia, evitar problemas mayores, dolor, malas experiencias en el pasado…todos tememos cosas, la cuestión es que a veces olvidamos que tal vez los motivos hallan prescrito y halla quedado anclado determinada fobia a algo sin que en la actualidad hallan motivos reales.

El origen del miedo

Los miedos pueden surgir de muchas fuentes, principalmente aquellos que comienzan en la infancia son los más persistentes, dado que son los más fáciles de quedar ahí perdidos en el fondo de nuestro subconsciente y perjudicarnos durante largo tiempo.

Hay miedos que pasan a ser neurosis y son muchas las personas que tienen que recurrir a costosas y largas terapias para llegar a ellos, pero incluso así al final siempre suelen resultar ser algo antiguo que en su día nos ayudó a algo pero hoy nos ocasiona más molestias que ventajas.

Por ejemplo, a todos de pequeños nos dicen “No hables con desconocidos” y la verdad es que es un gran consejo para un niño de 5 años, pero una vez uno es mayor ¡no tiene ningún sentido!

Es más, sobre todo de cara a la seducción suele ser perjudicial ya que tenemos que ser personas sociables con extraños para conocer chicas, también lo es de cara a entablar relaciones laborales y relacionarte con tus compañeros, o bien incluso si persiste puede minar nuestro ánimo y autoestima haciéndonos creer que vivimos en un mundo hostil y lleno de extraños que quieren dañarnos.

La televisión, la máquina del miedo

Cuando crecemos y ya no tenemos a la abuelita encima metiéndonos miedo por todo no nos libramos de el gracias a las noticias de televisión, una de las más infames y detestables fuentes de lavado de cerebro que existen.

Si un extraterreste viniera a la Tierra y tuviera que hacerse una idea de cómo va la humanidad por las noticias sin duda pensaría que siempre estamos al borde del Apocalipsis: cambio climático, terrorismo, guerras, crisis económica, crimen….

En realidad el objetivo de las noticias es mantener a la gente emocionalmente alterada mediante el miedo para hacer que consuman más.

Si por ejemplo yo te digo que para mediados del 2009 la crisis llegará a su peor momento y ahora tienes algún dinerillo ahorrado ¿Qué harás? si te crees la noticia y actúas con lógica y la cabeza fría seguramente ahorrar, pero no será eso lo que pase, más bien si te la crees te alterarás y procurarás gastarte lo que tengas en algún capricho para saciar la ansiedad que te produce tan negro vaticinio.

Ahora ocurre lo mismo con la vivienda, la televisión no hace más que anunciar constantemente cuanto han bajado los pisos para que la gente “aproveche” –no se el que, aún más bajos tienes que hipotecarte durante décadas-.

Cuando la gente están ansiosa gasta más y eres más consumista, porque el acto de comprar es relajante. Y las noticias producen ansiedad y además te dan motivos para que racionalices tus impulsos.

Sería un necio si negara que existe una crisis económica, pero me pregunto ¿hasta que punto el hecho de que los medios hablen constantemente de ella no provoca aún más crisis? ¿Quién se beneficia de que la gente viva asustada y crispada?

Otro gran tema es el cambio climático. Ahora que USA y Rusia ya no son noticia por la alerta nuclear le toca el turno al clima ¡nieva en invierno y hace calor en verano! ¡El año pasado el verano duró más y la primavera menos! ¡Sequía!.

Hasta donde yo recuerdo nunca ha habido 2 años exactamente iguales y cambio climático ha habido siempre y a mi personalmente me da exactamente lo mismo. El hombre de las cavernas sobrevivió a eras glaciares solo con fogatas y pieles de animal ¿Por qué no vamos a sobrevivir nosotros con ordenadores, laseres y GPS?

Hago todo lo que está en mi mano por no contaminar y estoy dispuesto apoyar cualquier propuesta razonable de consumo sostenible y reciclaje, pero desde luego no pienso permitir que las noticias me hagan creer que por mi culpa el clima cambia y que –nunca mejor dicho- a todos nos queda un telediario porque las estaciones no sigan una pauta constante.

Y respecto al crimen es ya una cosa trágica ver como las noticias han moldeado el comportamiento de la sociedad. Hoy en día cada vez se hacen menos parques y los pocos que hay están vacíos gracias a que gracias a las alarmas sociales de robos, crímenes y violaciones los padres tienen miedo de que sus hijos jueguen en la calle.

Yo pertenezco a la última generación de niños que salía a la calle con otros niños, soy de los últimos afortunados que no pasé mi infancia solo en el colegio y ocupando mis tardes en miles de clases extra escolares, si no haciendo lo que tienen que hacer los niños: salir al mundo y descubrirlo por mi mismo.

Por supuesto eso significó que pasé riesgos, me pelee con otros niños, me colé en lugares prohibidos e hice diversas trastadas que a veces acaban con alguna magulladura, pero también disfruté explorando mi barrio, corriendo e inventando juegos, haciendo amigos y haciendo lo que cualquier crio debería hacer: vivir la realidad a su manera.

Hoy en día veo con pena a niños estresados y grises cuya única fuente para escapar de la realidad es la tecnología, críos infelices a pesar de recibir asignaciones semanales que a mi no me daban ni en navidad, niños obesos por pasarse el día metidos en casa y llenos de  neuras llenando consultas de psicólogos infantiles –tengo amigos dentro del ramo de la psiquiatría infantil y os puedo asegurar que ellos no sufrirán la crisis económica-.

¿Qué hay del futuro?

Soy particularmente optimista y quiero creer que a pesar de todo cada vez menos gente –hoy día solo los abuelos y la gente de estrato social bajo- se cree literalmente que la televisión es un reflejo fiel de la realidad.

Espero que con el auge de Internet, blogs, podcasts y Youtubes la gente tenga elementos de juicio suficientes para formarse su propia opinión de las cosas.

Poco más que añadir, personalmente creo posible y recomendable vivir sin ver la tele. Si pasa algo realmente importante para vuestras vidas seguro que os acabareis enterando igualmente así que si queréis pasar esta crisis económica menos estresados e incluso ahorrar algo de dinerillo por vienen vacas más flacas aún ¡mandad al cuerno el telediario!

POSTS RELACIONADOS:

1. World of Warcraft ¿Hobby o adicción?

2. El peligro de las sectas

3. El ánima, la parte femenina del hombre

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS SOBRE EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN YA!

7 comentarios para “Vive sin miedo, vive sin telediarios”

  • Tracy Lord says:

    En mi casa nunca ha visto nadie un telediario entero, como mucho mi abuela para quedarse dormida… Y yo nunca los veo, ni siquiera cuando se suponía que había de verlos durante la carrera.
    Y es lo que tu dices: estamos la mar de tranquilos, no te angustias nada, y lo verdaderamente importante siempre llega a tus oídos. No es que estés desinformado, sino informado, y punto xD

  • Gohan says:

    La crisis… yo hace 2 años (pleno apogeo del ladrillo y el dinero “barato”) estaba en una situación económica crítica, se supone que no estábamos en crisis y todo era el despilfarro padre; hoy en día, con la pseudocrisis respirándonos en la nuca, he terminado de pagar mis “deudas de pacotilla” y mi nivel y calidad de vida ha dado un salto exponencial. Si me tengo que guiar por los telediarios y demás medios, lo que me recomiendan, es vivir acojonado, en un estado de alerta ante la manida crisis.
    Señores, a mi me va muy bien ahora, la crisis es la que cada uno tenga en su momento y no la que te impongan.
    Respecto a la reflexión final, estoy muy de acuerdo. A mi alrededor a diario observo caras de extrañeza y estupefacción cuando mi circulo social más cercano observa que confío más de ciertos blogs que en Matías Prats a la hora de informarme. Los medios de comunicación 1.0 están en el ocaso de su vida útil y pronostico que de aquí a unos años perderan mucha audiencia y poder de manipulación (por suerte para todos nosotros).

  • V says:

    Buff.. Enhorabuena por el articulo!!! Me encanta esta pagina. Seguid asi!

  • V says:

    Y con respecto a esto. os recomiendo una peli. “un juego de inteligencia”

  • humberto says:

    Claro esas cosas controlan la mente la mastican y luego la escupen de vuelta.

  • MªAngeles says:

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo dicho aquí.Yo personalmente no veo el telediario nunca y hay gente que se queda asombrada.Reconozco que hay veces que pienso¿sere tan rara?, pero no, creo que no.Estoy entereda de la crisis, de lo mal que va el país, el mundo entero mejor dicho, sin necesidad de ver el telediario…Creo que si las personas vieran menos la tele y vivieran más “su realidad”, el mundo iría mejor…..

Deja un comentario

Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos