PostHeaderIcon Cómo encontrar o mantener un empleo

La actual crisis económica es una época de desafíos y continuos replanteamientos de muchas cosas que antes casi dábamos por sentadas sobre nuestro día a día. Y una de esas principales cosas que debemos analizar y reformular es el mundo laboral, más concretamente qué es lo que hace que uno sea una pieza clave o prescindible en su puesto de trabajo.

Por desgracia las ideas que uno tiene sobre por que los jefes no deberían pensar en ponerte de patitas en la calle suelen ser manidas y poco realistas: llevar mucho tiempo, tener un buen currículum o trabajar duro son elementos positivamente valorables, pero siendo realistas y en voz de los expertos en la materia secundarios frente a otros.

¿Cuáles son las 3 virtudes principales que debemos cultivar ahora más que nunca en esta época convulsa? Tomemos nota y vaya por delante que todas tienen que ver directamente con el desarrollo de nuestras habilidades sociales:

-Inteligencia Emocional:

Desde hace unos años el psicólogo Daniel Goleman tiene un Bestseller en el mercado llamado “Inteligencia Emocional” que cada vez más gente fuera de las psicoterapias tiene como libro de cabecera –hablo precisamente de coachs y directivos empresariales-.

La Inteligencia Emocional es la suma de una serie de habilidades internas del ser humano que son vitales para su desarrollo personal y en este caso laboral, habilidades que hasta hace solo unas pocas décadas son mesurables y tenidas en cuenta como parte de la inteligencia global del individuo.

Entre el conjunto de capacidades que forman parte de la inteligencia emocional se encuentra la de auto motivarte y gestionar tus propias emociones.

De esta forma si por ejemplo un lunes a las 8 de la mañana encontráis la forma de ver un aliciente a ir a trabajar en vez de quejaros de lo corto que ha sido el fin de semana lo más seguro es que tu positividad contagie a tus compañeros de trabajo y estos –incluido tus jefes- tengan un mejor concepto de ti que redunde en verte como una persona más valiosa que otros que incluso trabajando más duro sean más proclives a ser una queja andante.

Saber manejar emociones como el estrés o el aburrimiento te convierten de cara a los demás en alguien feliz y con confianza en ti mismo, alguien con quien da gusta trabajar y compartir tantas y tantas horas juntos.

-Empatía:

Aunque entra dentro de la inteligencia emocional merece una mención aparte. La empatía es la capacidad de ponernos en la piel de los demás e interpretar que es lo que realmente sienten o desean.

Saber calibrar el estado interno de los demás es una cualidad muy valiosa en el mundo laboral porque nos brinda una información extra que nos hace estar dos pasos por delante del resto además de ser el arma definitiva para cualquier negociación.

¿Sabéis como distinguir a alguien empático? Fácil, pregunta mucho y habla menos que tu.

-Capacidad de relacionaros con los demás:

El poder de caer bien y tener buenos contactos es básico a la hora de encontrar trabajo cuando vienen épocas de vacas flacas y sobre todo nos ayuda a estar a bien con los compañeros y jefes.

Precisamente el tener amigos en sitios clave y recurrir a la agenda puede ser la diferencia entre pasar una larga temporada en las listas del desempleo o empezar de nuevo en otra empresa desempeñando el mismo o mejor cargo que teníamos antes.

Los expertos dan una cifra escalofriante que debería hacer pensar a más de uno: solo el 30% de las vacantes de empleo pasan a ser públicas mientras el 70% restantes las cubren preferentemente amigos, conocidos y compañeros de antiguos trabajos.

Conclusiones

Hoy en día da lo mismo el nivel académico, los masters o el brillante historial laboral que tengáis, lo importante es como de popular eres en tu trabajo o lo bien provista que esté tu agenda de contactos.

De hecho en mi vida personal las personas con mayores dificultades a la hora de mantener un empleo no solían ser las más vagas ni las menos preparadas, si no más bien personas con un punto de vista inflexible y orgulloso respecto a los demás y sobre todo aquellos que toman solos el café en el descanso en vez de reforzar sus lazos personales con el resto.

Por desgracia ninguna de las cosas que hemos destacado en el post de hoy se enseñan en el colegio ni en la universidad pero son sin duda más importantes de lo que muchos se imaginan.

POSTS RELACIONADOS:

1. ¿Qué son las redes sociales profesionales?

2. Libros de coaching -La semana laboral de 4 horas-

3. Coaching, aprende a ser la mejor versión de tí mismo

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS SOBRE EL ARTE DE LIGAR YA!

!SUSCRÍBETE YA A APRENDE SEDUCCIÓN!

!RECIBE CÓMODAMENTE EN TU MAIL LOS NUEVOS POSTS SOBRE EL ARTE DE LIGAR YA!

4 comentarios para “Cómo encontrar o mantener un empleo”

  • Nesta says:

    Es triste que solo el 30% de las vacantes de empleo se hagan públicas. Es la tristísima realidad del mercado laboral español. Por cierto, algo falla en los porcentajes (30/80).

    Yo soy una persona bastante sociable, y me llevo bien con mis compañeros y jefes. Pero he intentado por todos los medios conseguir lo que tengo sin contactos o enchufes.

  • aprendeseduccion says:

    @Nesta: Errata corregida, gracias.

    Me alegro que no tuvieras esa necesidad, pero incluso para ascender el amiguismo es lo que impera. Me gustaría vivir en un mundo más justo pero…

  • Gohan says:

    Es una pena pero para conseguir trabajo hoy día hay que tirar de contactos como mínimo. Afortunadamente en su día entre en mi trabajo casi de churro y ya he sobrevivido a un ERE en el que echaron a 200 personas. De momento no me sacan de aquí ni con agua caliente.

  • qwerty says:

    Somos seres sociales que crean vínculos emocionales. Esos vínculos emocionales pesan mucho también a la hora de ofrecer un puesto, para mi es totalmente normal y previsible que sea así. Es más, no seríamos humanos si sólo contratáramos por los conocimientos específicos y meritocracia. Yo si fuera empresario y ante dos candidatos con los mismos conocimientos y aptitudes, elegiría al que mejor me cayera o si es amigo de un amigo. O quizás eligiese al menos preparado en conocimientos si en él veo otras cualidades no racionales que me interesen más. En todo caso es un balance, pero el mundo emocional o afectivo juega un papel fundamental que puede ser decisivo.

Deja un comentario

Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos