PostHeaderIcon Hikikomoris, huyendo de la realidad

Hay un gran número de personas que sufren algún grado de fobia social, un trastorno psicológico que les hace sufrir de lo lindo por algo tan sencillo como tener encuentros con desconocidos –incluso con conocidos sin son inesperados-, situaciones en las que tengan que relacionarse o simplemente mantener la mirada fija con alguien.

No se trata tan solo de ser introvertido o tímido, hablamos de tener sudores, palpitaciones, mareos, temblores, vértigos o incluso perder el conocimiento por el temor de ser objeto de juicios negativos por parte de otros.

En la sociedad occidental no es un estigma social tener un problema psicológico y afortunadamente la gente con un mínimo de confianza suele comentarse entre ellos el seguir o haber seguido algún tipo de terapia. Pero en Japón…es distinto…bastante peor.

En el país del sol naciente existe una palabra que designa a aquellos incapaces de relacionarse normalmente y llevar una vida social: los hikikomori. Se trata de gente joven que ven agravados sus males por una familia sobre protectora que prefiere ignorar u ocultar la situación en vez de poner a sus hijos en manos de especialistas.

Oficialmente no hay tantos casos, pero dada la naturaleza de la cultura nipona es de suponer que hay muchísimos más casos que los declarados. En occidente hay algunos casos extremos de adictos al WOW que se pasan semanas enteras pegados a la pantalla del Pc, pero de lo que aquí hablamos es de chicos que pasan AÑOS sin salir de su cuarto.

Os dejamos un interesante artículo que profundiza más en este tema:

Hikokomori, suicidas potenciales

Estos adolescentes deciden encerrarse en su habitación o en una parte de su casa después de suspender un examen o tener un desengaño amoroso y lo que empieza por una chiquillada acaba convirtiéndose en años de reclusión voluntaria.

La familia resignada no hace más que pasarle la comida sin poder mediar palabra con él. En la habitación suelen tener TV, PlayStation y todo lo necesario para no tener que salir. Se suelen pasar la noche jugando a los juegos y las consolas que sus padres les proporcionan (que son todas las que quieren) y los días durmiendo.

Un corresponsal en Japón de BBC News relató su experiencia con uno de estos jóvenes: “lo conocí sólo como el muchacho en la cocina. Su madre, Yoshiko, no me dijo su nombre temerosa de que los vecinos descubrieran su secreto. Su hijo tiene 17 años. Tres años atrás estaba triste con la escuela y empezó a hacerse la rata. Un día entró a la cocina, cerró la puerta y se negó a volver a salir. También impide el ingreso de nadie. La familia debió construir una nueva cocina. El baño está pegado a la cocina, pero él sólo se baña una vez cada seis meses”.

En una sociedad en la que tener un hijo con este trastorno es una vergüenza, donde si un menor deja de ir a la escuela nadie hace nada por él, donde este trastorno (que es descaradamente afectivo y psicológico) se atribuye toda la culpa a la familia y no se interviene de modo oficial para que el adolescente lleve una vida digna, lo más lógico parece que si un adolescente se encierra durante 5 años en su habitación nadie haga nada.

Las cifras son para preocuparse ya que 1 de cada 10 adolescentes japoneses sufren hikikomori y este fenómeno… se produce casi exclusivamente en Japón.

Parece fácil sacar conclusiones al referirse a un sólo país, como que es una cultura opresiva con los menores, donde es mejor encerrarse que suspender un examen, es una sociedad muy centrada en los videojuegos y la tecnología pasando por alto las necesarias relaciones humanas, parece que estos chicos no están preparados para relacionarse o para solucionar un problema y que todo esto lleva a estos niños a buscar refugio en su habitación.

Para un adolescente es normal que no haya lugar mas seguro que sus 4 paredes, es como esconderte debajo de la manta o poner la cabeza bajo tierra como las avestruces, buscar el lugar donde nadie puede atacarte, nadie puede suspenderte ni dejarte, nada puede salir mal si nada arriesgas y en una situación de gran tensión social y emocional lo mas fácil es encerrarse y dejar pasar los años.

Dentro del trastorno hay diferentes perfiles: algunos salen por la noche pero rehuyen la compañía y la conversación, otros al sentir presión por sus padres para hablar o salir del cuarto se ponen violentos o amenazan con el suicidio, otros hablan un poco con la familia. El 41 % de los afectados están entre 1 y 5 años en sus habitaciones. Existen casos de comorbilidad con otros trastornos como depresión, ansiedad, agorafobia pero también hay casos en que no se da.

En Japón se están publicando muchos libros sobre el tema respondiendo a lo que supongo debe ser una alarma social pero subterránea (la familia suele esconder el hecho de tener un hijo en esta situación). Como es de suponer existen clínicas especializadas pero en ellas sólo ingresan los chavales que se prestan voluntariamente y el porcentaje es muy pequeño.

Expertos japoneses  y extranjeros ya han dedicado extensos ensayos al fenómeno. El novelista y realizador cinematográfico Ryu Murakami lo explica como “la consecuencia del fenómeno de crecimiento de la economía japonesa durante la segunda mitad del siglo XX”. Algunos expertos consideran al hikikomori como una epidemia, aunque lamentablemente “subterránea”, al ser cómplice, en la mayoría de los casos, la familia del comportamiento “anormal” de estos muchachos.

Por su parte el psiquiatra Dr. Tamaki Saito apunta como causa de esta situación a las mentiras que se han ido propagando dentro sobre los valores históricos de la sociedad japonesa donde la poesía y la música tradicional celebran a menudo la nobleza de la soledad y la relación que en ese marco se establece entre los muchachos y el papel asignado a la madre, que cuida de ellos hasta bien entrados en la madurez.

Fuente: Noticiasdot.com 

NOTICIAS RELACIONADOS:

1. World of Warcraft ¿hobby o adicción?

2. ¿Que es la generación Y?

3. Plataforma “Aquí no hay quien ligue”

 

Los comentarios están cerrados.

Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos