PostHeaderIcon Aprender jugando, la mejor estrategia vital

Una de las cosas más terribles que pueden decirle unos padres a su hijo es “Ya eres demasiado mayor para jugar” o “Deja de jugar y perder el tiempo” ya que, aparte de privarle de una fuente de conocimiento y placer…es pura y simplemente mentira.

Desde hace un par de años he empezado a retomar los juegos de rol y sobre todo los juegos de tablero, estos últimos más que nada porque requieren menos preparación y hay muchos más jugadores dispuestos a una partida de un día que sesiones de semanas o meses.

Por cierto, si piensas que tener gustos frikis es incompatible con ser un auténtico macho alfa !no puedes estar más equivocado! y si es tu caso te recomiendo leer inmediatamente mi libro “Mente Alfa” para quitarte de una vez por todas esas creencias estúpidas sobre que significa ser un hombre atractivo y carismático.

El caso es que metido en este mundillo es muy común leer entrevistas de gente del mundillo de los juegos y sus experiencias, y una de las cosas más habituales que los no-jugadores de su entorno les preguntan es “¿Y tu por que juegas a eso?” y su sabia respuesta suele ser “¿Y tu por que dejaste de hacerlo?”

Pero en fin, este post no va sobre recomendaros jugar a juegos de tablero (cosa que ya de paso recomiendo ¿por que no? Estamos viviendo toda una edad dorada del juego de mesa y puede que te la estés perdiendo si solo consumes series de televisión y videojuegos como forma de entretenimiento. A ver, nada que objetar, cada uno con su tiempo libre puede hacer lo que guste, pero los juegos de tablero tienen unas cuantas ventajas que lo hacen no solo un mero pasatiempo si no una experiencia educativa-ludica y de crecimiento personal:

-Tienes que relacionarte: a diferencia de los videojuegos en los que puedes apañarte solo o jugar online en los juegos de tablero necesitas jugadores en persona, y eso requiere conocerles, hablar y poneros de acuerdo sobre a que jugar, cuando, donde..

De esta manera el juego es una EXCUSA para algo mucho más interesante: hacer cosas con tus amigos.

Además existen juegos en los que tienes que negociar con el resto de jugadores, hacer alianzas, comprar y vender, y eso es una experiencia que luego es extrapolable a la vida real. Juegas con tus amigos, y curiosamente la gente con la que juegas acaban siendo tus amigos.

-Tienes que abrir tu mente a adaptarte a nuevas reglas: los juegos de tablero actuales son bastante más complejos que el Monopoly o el Parchís, ya que requieren desarrollarse en diversas fases, tomar decisiones y conocer las normas mínimamente para poder crear una estrategia que te permita ganar.

Puede parecer algo intrascendente, pero a partir de cierta edad a la gente se le cierra la mente a aprender y adaptarse, mientras que la gente que los jugadores de juegos de mesa tienen que estar continuamente abiertos a nuevos juegos y poder interpretar manuales o atender las indicaciones de los jugadores más veteranos.

Además hay una enseñanza importantísima para la vida: tener una buena estrategia es esencial, pero también lo es adaptarte a los devaneos del azar. En los juegos de tablero tienes que esperar lo inesperado mientras te preparas para ello.

-Son muy económicos y rentables a largo plazo: quien juega tiene juegos y no necesariamente tiene que tener las últimas novedades ya que siempre hay alguien en tu grupo más “viciado” que tu y con una biblioteca jugona más amplia, pero incluso aunque compres juegos de mesa estos (bien tratados claro está) pueden durante TODA LA VIDA.

Los hay con miniaturas, de cartas, de fichas, los que requieren horas de jugar y los que te permiten partidas de 30 minutos, los que necesitan una mesa amplia y los que puedes bajarte al bar, y sobre todo de infinidad de temáticas, así que tienes que ser tu mismo quien decida y pruebe que le va mejor.

Si todo lo dicho no ha hecho que te pique la curiosidad sobre el tema..bueno !al menos lo he intentado! Pero reflexionemos un momento sobre lo dicho y lo que significa REALMENTE jugar.

Jugar es la forma natural que tenemos los seres vivos de aprender, lo hacemos los humanos en todas las épocas y culturas del mundo, lo hacen los animales con sus padres de cachorros y es una verdad casi universal.

Probar, buscar las reglas de cómo funcionan las cosas, hacer estrategias y probar los límites de lo que se puede y no se puede hacer mientras tienes una actitud abierta y curiosa, ESO es JUGAR, y ESO DEBERÍA ser APRENDER.

La palabra aprender suele ser para muchos sinónimo de ir a la escuela, mantenerte como puedes despierto a las aburridas explicaciones del profesor, memorizar libros, hacer exámenes en los que vomitar lo retenido y una vez hecho olvidarte y repetir el proceso hasta sacarte un título.

En pocas palabras, un coñazo diseñado para convertirte en un esclavo del sistema

Con lo de los juegos de tablero solo quería daros un ejemplo de como DEBERÍA ser aprender, un proceso lúdico y hecho entre amigos con un objetivo común, vamos, que la hora del patio y la hora de clase tendrían que ser lo mismo.

Cuando más he aprendido cosas en mi vida ha sido al terminar la universidad, ya que nada te prepara realmente para el mundo real y sus infinitas posibilidades, y eso ha sido aprendiendo por mi mismo y siguiendo la estrategia de pensar que todo es un juego, que no hay fracaso si no experimentación y en el peor de los casos nuevas partidas en las que aplicar lo aprendido.

Ya sea el trabajo, la seducción, la salud, el deporte, tu familia, LO QUE SEA, la mejor manera de plantearte las dificultades es como un juego y no como una guerra. Sin embargo durante toda nuestra época de formación en el colegio nos enseñan que todo es muy serio, que la vida NO ES UN JUEGO y que hay un tiempo para todo: trabajar en serio es una cosa y el ocio y la diversión otra bien distinta.

Eso es MENTIRA.

Absolutamente todo es un juego, todo está lleno de reglas que debemos aprender, y podemos tomarlas como una obligación insoportable y “seria” o como un juego del que podemos experimentar y buscar los límites para “ganar” que en el caso de la vida no es solo sobrevivir, es DISFRUTAR.

Como dijo un sabio una vez “La vida es como el ajedrez, cuando acaba el juego tanto el rey como el peón van a parar a la misma caja”.

Si ves en el ajedrez de tu vida una batalla es tu elección, vive agobiado pensando en que todo es importantísimo y serio, en que los otros jugadores (la gente en general) son tus “enemigos” y no tus compañeros de juego y que sin ellos, por mucho que a veces te puedan tocar las narices, son simplemente imprescindibles.

Nadie dice que lo que haces no tenga consecuencias o que actúes en tu vida a la ligera, pero plantearte los problemas como ejercicios ludicos a solucionar es una estrategia ganadora que a mi personalmente me ha dado buenos resultados y que además es contagiosa.

Ellos, los poderosos, quieren que seas un robot aburrido y predecible que cumple aunque no le guste lo que hace.

Yo te digo que seas un jugador, que investigues y te cuestiones las reglas y que disfrutes de esta partida a la que llamamos vida, ya que al fin y al cabo, todos nos reuniremos de nuevo en el cajón.

Por cierto ¿juegas a juegos de mesa? ¿Cuales son tus favoritos? ¿tienes alguna experiencia interesante que contarnos sobre como a través de ellos has aprendido cosas de la vida?

POSTS RELACIONADOS:

1. Consultorio Aprende Seducción -Divide y vencerás-

2. Consultorio Aprende Seducción -Las pruebas de las mujeres-

3. El arte de -evitar- la insinuación

Deja un comentario

Canal Youtube
Suscripción por correo

Escribe aquí tu email y recibe automáticamente los nuevos artículos:

Delivered by FeedBurner

Archivos