El síndrome del mejor amigo

El amor platónico, ese estado de tontuna transitoria en la que vemos a otra persona como un ángel, alguien perfecto y sin defectos subido en un pedestal imaginario, tan bella como inalcanzable…Cuando te corresponden todo es de color de rosa, pero en algún momento de la vida uno se encapricha de alguien que no nos corresponde.

Ahí nos quedamos, esperando la ocasión para decirle a ella lo mucho que la queremos y lo perfectos que somos para ella, le explicamos lo mucho que tenemos en común y…la respuesta ya la sabeis: “yo tambien te quiero…pero solo como amigo”

Ya nada vuelve a ser lo mismo, y lo más probable es que a partir de ahi y “por no herirte” tu querida te evite como la peste para “no hacerte daño” ¿te suena esta historia?

Sabéis perfectamente a lo que me refiero porque todos los hombres (y también cada vez más mujeres) pasamos alguna vez por eso, porque el síndrome del mejor amigo (SMA) es parte de nuestra evolución seductora, un punto de inflexión en el que podemos salir reforzados o torturarnos durante meses e incluso años.

¿COMO SABER QUE ESTAS EN ZONA-AMIGOS?

El cuadro es fácilmente identificable: chico tímido conoce chica, se conocen e inmediatamente el chico comienza a fantasear y a sentir cosas: trata de estar con ella el mayor tiempo posible tratando de conocerla mejor, con la vana esperanza de que si se vuelve un experto en sus gustos podrá satisfacerla mejor y así ganarse su amor.

El proceso continua durante un tiempo: el siempre está dispuesto a quedar en cualquier momento y en cualquier lugar a escucharla ¿y de que habla ella? Adivinad: ¡del chico que le vuelve loca y le da caña!

Cuando se abre esa puerta es difícil volver a cerrarla: ella procede entonces a explicar con pelos y señales lo sumamente cabrón, manipulador y mala persona que es “el otro”, cuya descripción –curiosamente- es LA OPUESTA A TI.

La victima del SMA (comunmente conocido como Pagafantas) está sumamente confusa, porque su razonamiento, aunque lógico está totalmente equivocado y es:

“Si este tío del que me habla se porta mal con ella y yo bien seguro que al final ella se dará cuenta de que yo soy mejor que el y me querrá”.

Que gran error, ¡que grandísimo error! Vallamos por partes:

Para empezar, parte del problema es que para ella, el “amigo” no es mas que otra amiga mas, un kleenex emocional que es al mismo tiempo hermano mayor-amigo-confidente-psicólogo, pero –y esto es importante- alguien a quien ella NO TE VE COMO UN HOMBRE.

No digo con esto que no sepa distinguirte como alguien del sexo masculino, sino que en su mente estas en la misma zona que sus familiares –la zona-amigos- en la cual una vez caes es casi imposible salir, y mucho menos con la estrategia “amigo-caballero”. Pero…

A diferencia de otros amigos solo quedas cuando ella quiere y siempre en su terreno, y como no quieres hacer nada que la contradiga pues tu nada, en cuanto te manda un mensaje sales pitando a su encuentro aunque estés haciendo cualquier cosa importante para ti.

En cuanto quedáis te hace un par de preguntas de compromiso y al momento empieza a hablar de su tema favorito: ella y sus sentimientos, lo poco que se gusta a si misma, lo complicada que es, que sus padres no le entienden…

También es muy típico que creas que para ella eres “Especial” porque te ha contado confidencias que, según tu punto de vista masculino no contarías a nadie. Entonces puedes pensar

“Vaya, si me ha contado esa confidencia tan vergonzosa sobre ella es que seguro que soy alguien importante en su vida”

Chorradas.

A lo largo de los años, por ejemplo matando el rato en el Messenger, he conocido a cientos de chicas que me han contado cosas súper íntimas sin apenas haber hablado un par de veces.

Abrid los ojos ¡las mujeres son máquinas vivientes de contar intimidades, eso no significa NADA!

Aunque su tema favorito que es el otro. Sabes que estás en zona amigos básicamente si “el otro” no eres tú. Así de simple.

LA SOMBRA DEL OTRO

El otro, el …