22 curiosidades sobre el sueño

Como decía el bueno de CalderónLa vida es sueño y los sueños sueños son” y hoy queremos ofreceros esta serie de interesantes curiosidades sobre el dormir y descubriremos que hay de verdad, mentira o exageración sobre este tema ¿sueñan los ciegos? ¿Es peligroso despertar a un sonámbulo? ¿Sueñan los animales?

Estas y otras preguntas que seguro alguna vez te has hecho al fin tienen respuesta:

  • Contar ovejas es inútil para conciliar el sueño: Dicha actividad es tan aburrida, que otras preocupaciones, ideas y problemas inevitablemente llegan a la mente.
  • Cambia los colchones. Los colchones tienen una vida útil entre 8 a 10 años. Luego de ese tiempo, en ellos comienza a crecer una horrible bacteria, que según estudios, vinculan el colchón con la muerte súbita infantil.
  • Dormir poco eleva el riesgo de contraer un resfriado. Así lo reveló un estudio en Estados Unidos en el año 2004.
  • Solo soñamos respecto a lo que conocemos.
  • Olvidamos el 90% de nuestros sueños. El los primeros 5 minutos después de despertar, olvidas la mitad de tu sueño, y al pasar tan solo 10 minutos el 90% del sueño se ha ido.
  • El sueño tiene varias etapas. Una de ellas es la fase llamada REM (movimiento rápido de los ojos), es la fase en que los sueños son más intensos y suele suceder en el ultimo tramo del sueño.
  • Hay culturas en las que creen que los sueños son como premoniciones, advertencias de algún peligro o mensajes de algo que sucederá en un futuro.
  • El mamífero que más duerme es el Oso Perezoso gigante. Duerme un total de 20 horas al día, cuando no esta durmiendo, generalmente esta comiendo.
  • El conejo y el cerdo duermen lo mismo que un ser humano. Un total de 8 horas.
  • El animal que menos duerme es el caballo.
  • La gente que ha dejado de fumar, tiene sueños mas vividos. Personas que han fumado por mucho tiempo y lo han dejado, reportan sueños mucho mas vividos de lo normal.
  • Los personas ciegas SI sueñan. Aunque los que nacieron sin visión no vean imágenes, sus sueños son igual de vividos e involucran otros sentidos como el sonido, olor y tacto. Las personas que nacieron con visión y luego la perdieron, pueden ver imágenes en sus sueños.
  • Se ha duplicado el número de personas que toman pastillas para dormir. Esto, en los últimos 4 años.
  • La creencia que despertar a un sonámbulo es peligroso, es un mito.
  • Los españoles duermen una media de 40 minutos menos por noche que los demás europeos. España también tiene la tasa más alta de accidentes laborales en la Unión Europea y la tercera más baja productividad. ¿Será por dormir menos? Que curioso…
  • El record de una persona despierta lo tiene Randa Gardner, que e 1964, cuando tenia 17 años de edad, se mantuvo despierto durante 264 horas (11 días) y 12 minutos. Luego durmió durante 15 horas, no es un Record Guinness, pero no está mal.
  • Las ballenas y delfines rotan los hemisferios de su cerebro para poder dormir. Ya que siempre tienen que estar conscientes para salir al aire y respirar, solo una parte de su cerebro duerme cada vez.
  • En muchas culturas se atribuye un valor profético al sueño, concebido como un mensaje cifrado de origen divino que es necesario desentrañar.
  • Somniphobia (En ingles) es el temor a dormir.
  • Pasamos la tercera parte de nuestra vida durmiendo.
  • Hay muchas teorías sobre el tema, pero nadie sabe específicamente porque soñamos.
  • Al rededor del 12% de la gente sueña solo en blanco y negro. El resto sueña a color.

Fuente: Es lo que opino 

Qué es la energía vital?

Desde antiguo hay un equivalente al concepto energía vital en todas las culturas. Los griegos lo llamaban Neuma, los antiguos Hindúes Prana, y los chinos y japoneses Chi y Ki respectivamente.

Sin embargo no existe una palabra concreta en occidente que exprese la sutil naturaleza de este concepto en toda su magnitud, y por ello la llamamos –por llamarla de alguna forma- Energía vital.

Todas estas antiguas teorías hablan de lo mismo: de una energía sutil que recorre nuestro organismo, se acumula en ciertos puntos del cuerpo y cuya falta o exceso produce enfermedad o desarreglos tanto psíquicos como físicos.

En esencia un cuerpo sano sería aquel en el cual la energía fluye libremente y en el que individuo está libre de neurosis y emociones negativas –ira, preocupación, miedo, tristeza-. En base a esto por ejemplo nacieron terapias como el masaje energético, el yoga, el tai chi-chi kung  o la acupuntura, esta última con una larga tradición de éxitos clínicos en diversos tipos de dolencias crónicas.

Cada vez más personas en occidente se interesan por este tipo de terapias preventivas y lo cierto es que no me extraña lo más mínimo dadas los espectaculares resultados que producen a medio y largo plazo en el cuerpo.

Berta Ruiz, profesora de Tai-chi y experta en terapias energéticas forma parte del equipo de Aprende Seducción –aparte de amiga y maestra desde hace un buen montón de años- nos comenta:

“A lo largo del tiempo he visto un montón de curaciones y mejoras notables en enfermedades crónicas como el asma, artritis, osteoporosis, dolores de espalda, alergias, estrés, colesterol, neurosis diversas, riñones, próstata y ovarios…pero sobre todo el practicar algún tipo de ejercicio energético mejora el carácter y da optimismo y energía para cualquier aspecto de la vida”.

SEDUCCIÓN Y ENERGÍA VITAL

Como practicante de tai-chi y chi kung desde hace casi una década puedo decir por experiencia propia que la energía vital existe y es muy real, si no que desarrollarla y dirigirla me ha servido para muchas cosas, de las cuales muchos de vosotros os podríais beneficiar:

-Si estás enfermo no rindes como es debido en tu trabajo ni estás en el estado de ánimo ideal para relacionarte con los demás o con el sexo opuesto.

Y no me refiero a una enfermedad manifiesta, si no a cualquier pequeño dolor o molestia sin justificación que nos venga “por épocas” y que siempre esté ahí esperando la peor ocasión para actuar: jaquecas, dolores musculares injustificados, alergias, reglas dolorosas o abundantes en el caso de las chicas…

Es de cajón vamos, si estás malo no sales y si no sales no conoces gente. Sencillo ¿no?

-Los mayores seductores que he conocido tienen una gran energía vital, obviamente no como resultado de una práctica energética directa si no por ser personas deportistas y muy activas.

Existe una relación directa entre las emociones, la energía y el cuerpo: el ejercicio físico produce endorfinas, que a su vez inciden en un ánimo más positivo y abierto que a su vez libera al cuerpo de la emociones negativas causantes de los bloqueos energéticos y la enfermedad.

Cuando hablamos del carisma de una persona hablamos también de otra palabra sinónima que vincula la energía vital con la seducción: el magnetismo personal.

Las personas sienten atracción inconsciente por aquellas más positivas y enérgicas, y las chicas tienen una habilidad natural para captar las buenas o malas vibraciones de la gente y los lugares.

La salud, la positividad y la alegría son indicadores universales de tener buenos genes y disposición para el sexo y la sociabilidad ¿Por qué no hacer que sean una baza más seducir más y mejor?

-Desarrollar nuestra intuición: Desde que comencé con las clases de Tai-chi mi intuición ha mejorado un 100%, y con el tiempo me he dado cuenta que soy capaz de percibir la cantidad y calidad de la energía de los sitios en los que estoy.

También noto que se captar mejor el ánimo de las personas y de paso mi poder para calibrar las situaciones en las que me veo involucrado –cuando decir o hacer algo, cual es el mejor momento para entrarle a una chica, saber cuales …

Cómo superar una ruptura amorosa

Hace tiempo mientras superaba una ruptura amorosa vi una película excelente –que recomiendo a todos- Llamada Olvídate de mi en la que Jim Carrey y Kate Winslet contrataban los servicios de una agencia que “arreglaba” las separaciones con una tecnología que permitía a sus clientes quitarte de encima el mal rollo borrando todos los recuerdos de la relación que habían tenido.

Lo cierto es que si bien ver esta película no me ayudó demasiado si me hizo darme cuenta que en un momento u otro alguien corta con nosotros o nos vemos obligados a ser nosotros quienes demos puerta a una persona que durante un buen montón de meses ha significado todo para nosotros, a veces más incluso que los amigos o la familia, y que nunca es fácil.

El torrente de sentimientos que inunda nuestra mente durante los días y semanas después es tremendo: ira, deseo, desesperación, tristeza, melancolía…

El amor cuando aparece y durante su apogeo puede ser magia, pero desde luego perderlo es lo más parecido al infierno que podemos pasar, un vía crucis que puede durar en algunos casos meses e incluso años.

Por eso vamos a iniciar una serie de posts en los que entenderemos un poco mejor porque lo pasamos tan mal cuando nos dejan y sobre todo que estrategias podemos poner en marchar para minimizar los daños psicológicos que la ruptura deja en nosotros.

No obstante también veremos que todo lo que ocurre en nuestro cerebro tiene un sentido en términos evolutivos y que incluso el sufrimiento de perder a nuestra amada tiene una razón de ser.

Y por cierto, los hombres somos de largo los que peor lo pasamos y daremos datos científicos que lo avalan. Incluso en cuanto a cortar con la pareja los hombres no somos precisamente el “sexo fuerte”.

Fases de la ruptura

La escena es típica: ella te dice “tenemos que hablar” y de repente notas como un nudo se forma en tu garganta y te hueles lo peor. Sabes que la cosa entre vosotros no pasa por su mejor momento y lo que viene después no hace más que confirmar lo que tu instinto ya sabía de antemano…

“No eres tu, soy yo…es que en este momento de mi vida no quiero una relación”

“Has cambiado…yo he cambiado…no has cambiado”

“No vamos a ningún sitio…deberíamos darnos un tiempo para reflexionar”

Tras las explicaciones, excusas políticamente correctas –por que sí, te deja por ti, porque le asquea estar contigo y quiere tener sexo con otros hombres- y buenas intenciones “quiero conservar tu amistad” comienza en cualquiera lo que se llama El síndrome del corazón roto.

El motivo de la expresión “romper el corazón” viene dado porque desde antiguo la gente percibió que el enorme aumento del estrés que padece el abandonado afecta muy especialmente a este órgano.

Y es que aunque el corazón no se parta literalmente, las penas de amor pueden ser mortales de otras maneras. La tasa de suicidio entre los hombres abandonados es tres o cuatro veces superior a la de las mujeres desdeñadas, y la mezcla de sufrimiento y alcohol es la causa casi segura de que muchos hombres mueran por accidentes de tráfico, peleas y desgracias de todo tipo.

El síndrome del corazón roto tiene dos fases claramente diferenciadas que seguro que más de uno reconocéis por experiencia propia o por amigos: la negación y la depresión.

-La negación: En esta primera fase el cerebro trata luchar y protestar ante una situación que cree podría solucionar luchando. En esta primera etapa nuestro organismo de inunda de dopamina, norepinefrina y otros excitantes similares que nos da energía y nos vuelve obsesivos.

Según estudios realizados con la moderna tecnología de la resonancia magnética en personas “locamente” enamoradas, el amor activa las mismas zonas y neurotransmisores que un subidón de cocaína, y otro centrado en personas abandonadas mostraba una especial actividad en algunas de las regiones básicas que se iluminan cuando existe una adicción.

De hecho las zonas coinciden con las regiones observadas en jugadores compulsivos que arden en deseos de conseguir una enorme ganancia. En pocas palabras, cuando nos dejan nos desesperamos igual que los yonkis que necesitan su dosis.

Esta es la …